¿DE DONDE NACEN LOS MITOS?

mitos

Desde el principio de los tiempos, el hombre se distingue del resto de animales que hay sobre la tierra por su inteligencia. Tenemos unas capacidades que hemos desarrollado, utilizado y perfeccionado a través de los tiempos. Gracias a la capacidad de aprender y deducir, hemos podido dar solución a fenómenos que en los albores de la humanidad nos parecían magia, y sin embargo eran naturales.

Los fenómenos naturales.

El rayo, la lluvia, el sol, el trueno, cuando se producían era por intervención Divina o gracias a la figura del mago, brujo o chamán que con sus invocaciones hacían que se produjeran. Es a partir de esta capacidad de donde nacen los mitos. A lo largo de miles de años esta ha sido la explicación que el hombre ha dado a estos fenómenos, y aún hoy, quedan tribus y pequeños nucleos en los que siguen teniendo estas creencias.

 De ahí nacen los mitos de la necesidad de explicar, de comprender, de no temer.

De donde nacen los mitos.

 Hoy en día la mayoría hemos aprendido que esa “magia” tiene explicación científica, pero, ahí nos han quedado las leyendas y mitos, del porque el hermano Sol nace cada día, o la hermana Luna se esconde cada noche. Tenemos la explicación a un montón de porques siempre vistos desde la perspectiva de nuestros antepasados, que han llegado a nosotros, al principio de manera oral y más tarde escrita.

Pero ¿qué hacemos cuando algo contado, escrito o dibujado hace miles de años, no concuerda con nada que conocemos? Es aquí cuando se rompen nuestros esquemas y hemos de recurrir al mito, escuchar o leer lo que tienen que contarnos y decidir si es una leyenda para niños o quizás fue realidad …

Todo ello configura aquello que es tan difícil de discernir, el nacimiento de un mito o leyenda o no. ¿Tu que opinas?

Sonia López



También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Mola mazo gracias por ayudarme a hacer un travajo

  2. Junko dice:

    Enhorabuena ! Es un gusto seguir, leer y apredner todos los dedas con vuestro blog . Vuestro trabajo no se paga con premios, aunque os lo tenge1is bien merecidoBesos Carmen Garceda Rebollar

Deja un comentario