EL CHAMÁN

EL CHAMAN

El chamán estaba en su choza, rodeado de sus amuletos e invocando a los espíritus. Desconectó su mp3 y se quitó los cascos, el heavy metal le ayudaba a trasladarse al otro mundo. Que bien se lo montan estos puñeteros blancos, que ritmo, pensó. En los últimos tiempos el chamanismo se había puesto de moda y tenia un cierto prestigio mundial. Grandes figuras como Michael Jackson, con el que aun tenia interesantes conversaciones en el inframundo, Mick Jagger, Richard Gere, Bon Jovi, etc. le habían visitado. Al que no soportaba era a Bono de U2, que siempre le insistía en hacer una gira mundial a favor de algo, lo que fuera. A pesar de todo esto, seguía viviendo en su choza en mitad de la selva Peruana y junto a su poblado natal, esto le daba un cierto Glamour.
Para él, el chamanismo era una cosa muy seria, le venia por tradición familiar y no como muchos arribistas. El mundo de los espíritus había sido siempre su vida, viajaba al cielo y al infierno, acompañaba a las almas en pena, sacaba espíritus malignos de los cuerpo endemoniados y sobre todo le molestaba que lo confundieran con un hechicero o curandero. Aunque a veces utilizara setas alucinógenas para sus viajes astrales y algunas hierbas curativas, el era un chaman, cosa chula donde las haya.
Pero un día, un helicóptero aterrizo frente a su cabaña. Cuatro guardaespaldas trasladaron ante él a un tipo bajito, regordete, bastante feo y preso de fuertes convulsiones, aunque normalmente no utilizaba las hierbas medicinales, sazono el cuerpo con todo lo que tenia a mano. Al cabo de dos días y tras grandes esfuerzos, logro sacar los espíritus malignos de aquel hombre. Este, agradecido le hizo una oferta irresistible para un trabajo en exclusiva.
Lo consultó con los espíritus de sus antepasados y estos le dijeron simplemente : No seas burro. Hizo la maleta con todos sus amuletos, colgó en la puerta de su choza un cartel que decía, cerrado por traslado y a volar.
Actualmente vive en una mansión de Miami con tres piscinas y diez jacuzzis. El tipo era un capo del narcotráfico del que no podía decir el nombre porque le matarían. El chaman ahora estaba entre los mas buscados por la DEA americana, pero aquel fin de semana, Metállica actuaba en el Miami Arena de Miami.
A vivir la vida, que según sus creencias eran dos, pero esta la quería disfrutar.
Tom Roca20140630-173745-63465988.jpg

También te podría gustar...