Ceres podría tener vida extraterrestre

El planeta enano CERES podría estar escondiéndonos algo: depósitos de salmuera en lo profundo de su interior rocoso. En un artículo reciente en The Planetary Science Journal , un equipo de científicos planetarios sugiere que poco después de la formación de Ceres , el calor interno hizo que las rocas de su manto liberaran agua, sales y otros compuestos. Esos cambios dejaron agujeros o poros en la roca circundante, que se llenó con el fluido recién liberado. Si tienen razón, la mezcla salobre puede haber remodelado la superficie de Ceres y podría plantear preguntas interesantes sobre la habitabilidad en el único planeta enano del Sistema Solar interior. Recordemos que ya se hablo de algo parecido en otros planetas. La notícia es que Ceres podría tener vida extraterrestre

Bolsas de líquido salobre en el manto de Ceres

Los autores del estudio modelaron lo que sucedió con las rocas y los hielos que componen Ceres a medida que se calentaba y enfriaba en el transcurso de 4500 millones de años desde su formación. Descubrieron que ciertas rocas en el manto, como los minerales de serpentina y carbonato, experimentaban cambios físicos y químicos cuando se calentaban, el mismo proceso que crea rocas metamórficas como la pizarra (que se forma a partir de esquisto ) aquí en la Tierra. Las rocas liberaron compuestos como agua y una variedad de sales que alguna vez formaron parte de sus estructuras básicas.

Planeta habitable Kepler-1649c

Según el modelo, esos productos químicos pueden haber formado bolsas de líquido salobre en el manto de Ceres. . Ese líquido es el que los geólogos llaman fluidos metamórficos. Probablemente contiene grandes cantidades de sodio, azufre y compuestos a base de carbono como carbonato, bicarbonato y dióxido de carbono, así como mucho metano. Y es alcalino, lo que significa que tiene un pH alto, entre 8 y 10.

Lagos de soda en el Valle del Rift de África Oriental en Kenia

«La composición general de las salmueras parece ser bastante similar a la composición de los lagos de soda en el Valle del Rift de África Oriental en Kenia», dice a Inverse el geofísico del Laboratorio de Propulsión a Chorro Mohit Daswani , y agrega que la única diferencia importante es el origen de los fluidos. “En el Valle del Rift de África Oriental , la evaporación concentra las sales y las comunidades microbianas producen el metano biológicamente. Por otro lado, en Ceres, la composición fluida es el resultado del calentamiento y la desvolatilización de las rocas del manto a lo largo del tiempo”.

La mayor parte del líquido profundamente enterrado de Ceres eventualmente debería haber ascendido a través de kilómetros de roca. Pudo haber dejado depósitos salados y congelados en la superficie en un sitio llamado Ahuna Mons.

Fluidos metamórficos

«Es probable que sea demasiado frío para que las salmueras líquidas sean estables directamente debajo de estas características superficiales, pero las salmueras que condujeron a los depósitos superficiales pueden estar presentes debajo, en el manto», dice Daswani a Inverse. Otros datos de la misión Dawn sugieren que esas salmueras probablemente provengan de unos 40 kilómetros por debajo de la superficie, en las capas superiores del manto de Ceres.

¿Podrían los extraterrestres estar observándonos?

Y algunos de esos fluidos metamórficos pueden incluso haber atravesado el fondo rocoso de un océano subterráneo que se formó incluso antes en la historia de Ceres. Esto provocaría reacciones químicas que podrían haber producido algunos componentes clave de la vida.

Ceres podría estar hecho de roca muy porosa

Cuando Dawn sobrevoló Ceres en 2015, midió el campo de gravedad del planeta enano y cartografió la topografía de su superficie. Esos datos les dijeron a los científicos planetarios que el pequeño y extraño mundo no era tan denso como habían predicho algunos modelos anteriores. Desde entonces, un par de posibles explicaciones han estado dando vueltas. Una es que el manto de Ceres podría estar hecho de roca muy porosa y los poros podrían estar llenos de líquidos salobres.

narradoresdelmisterio@gmail.com

narradoresdelmisterio@gmail.com

Daswani y sus colegas usaron sus simulaciones por computadora para probar esas ideas. Descubrieron que el manto de Ceres probablemente no contiene una proporción muy alta de compuestos orgánicos. Tambien concluyeron que la larga historia evolutiva del planeta podría haber esencialmente horneado las salmueras de las rocas que originalmente se asentaron en su manto.

Océano subterráneo.

Según su modelo, los materiales iniciales de Ceres se clasificaron en un denso manto rocoso. Además de una corteza rica en hielo al principio de la historia del Sistema Solar. Al mismo tiempo, el agua del derretimiento de los hielos se acumuló debajo de la superficie de la corteza en un océano subterráneo.

Hace unos 3.000 millones de años, la descomposición radiactiva en las profundidades del planeta había calentado el manto hasta su temperatura máxima. Fue entonces cuando el modelo de Daswani y sus colegas predice que el manto rocoso original se transformó gradualmente en rocas metamórficas y piscinas subterráneas de fluidos salobres calientes. El modelo sugiere que fue un proceso gradual prolongado, puntuado por estallidos repentinos de metamorfosis rocosa cuando la temperatura del manto alcanzó el punto de ruptura de ciertos minerales. Un mineral llamado antigorita, por ejemplo, se convierte en olivino, talco y agua a unos 725 Kelvin.

A estas alturas, el proceso de producción de nuevos fluidos metamórficos en Ceres es historia geológicamente antigua. El planeta enano se ha estado enfriando lentamente durante los últimos 2 millones de años. Todos los fluidos que iban a brotar a la superficie, a través de las grietas y fisuras que forman la telaraña a través de la corteza del planeta, habrán terminado su viaje hace mucho tiempo. Pero algunas bolsas pequeñas, o incluso grandes depósitos, de salmuera líquida pueden permanecer en las profundidades de la superficie.

Posibilidad de vida

Y su presencia, hoy o en el pasado distante de Ceres, podría tener implicaciones interesantes para la posibilidad de vida. Al menos pequeños parches de entornos habitables, en un pequeño mundo muy poco probable.

En los primeros 3.000 millones de años de la historia de Ceres, cuando la desintegración radiactiva en las profundidades del planeta estaba calentando las cosas, la metamorfosis en el manto pudo haber liberado quintillones de kilogramos de agua.

Al menos parte de esa agua podría haber llegado al océano subterráneo de Ceres a través de grietas y fisuras en la corteza del planeta. Los fluidos metamórficos habrían sido mucho más calientes que el océano relativamente frío, haciendo que los lugares donde fluyeron desde el manto fueran algo así como los respiraderos hidrotermales de aguas profundas aquí en la Tierra. la diferencia seria la  mezcla diferente de productos químicos. Una mejor comprensión de cómo esos productos químicos interactuaron con el contenido del océano original podría decirnos algo interesante sobre la posibilidad de habitabilidad en Ceres.

El ‘Proyecto Galileo’ busca evidencia de vida extraterrestre

Nichos habitables

Y hoy, las bolsas de fluidos metamórficos en el manto de Ceres “podrían incluso ser nichos habitables”, dice Daswani.

Si el manto de Ceres es en su mayoría roca porosa llena de fluidos salobres se explicaría por qué Ceres tiene el aspecto que tiene hoy.

Daswani y sus colegas dicen que suficiente salmuera en la capa intermedia del planeta podría haber causado que la roca sobre ella se relajara. Se recuperaria lentamente de las abolladuras dejadas por los impactos de meteoritos. Eso podría haber borrado efectivamente los grandes cráteres que deberían haber marcado la superficie del planeta enano hace unos 4 mil millones de años, durante un período de la historia del Sistema Solar llamado Bombardeo Pesado Tardío. Esto puede ayudar a explicar por qué la superficie de Ceres tiene menos cráteres viejos y grandes. de lo que sugiere cada modelo del Sistema Solar primitivo.

Océano subterráneo global

Podríamos estar hablando de pequeñas bolsas de fluido esparcidas por todo el manto. Pueden o no ser un sistema interconectado como algunas cámaras de magma aquí en la Tierra. O futuras misiones podrían algún día descubrir un océano subterráneo global de decenas de kilómetros de profundidad escondido en el manto de Ceres.

«Una misión futura podría probar el presente de salmueras a escala global a través de observaciones de magnetómetros orbitales o sondeos electromagnéticos in situ» , dice a Inverse la científica planetaria del JPL Julie Castillo-Rogez , coautora del estudio . «Así es como se han encontrado océanos profundos en lunas heladas como Europa y Ganímedes».

Mientras tanto, Daswani y sus colegas están trabajando con otros investigadores de la Universidad de Texas para crear más modelos de computadora. Simularán cómo los fluidos podrían moverse o permanecer en su lugar en el interior rocoso de un planeta como Ceres.

También han trabajado en simular cómo se habría formado y cambiado el océano subterráneo original de Ceres con el tiempo. El siguiente paso será simular qué tipo de reacciones químicas ocurren cuando las aguas ricas en carbonato de sodio de ese océano se encuentran con fluidos metamórficos calientes que brotan de las profundidades.

¿Crees que Ceres podría tener vida extraterrestre?

Dani Romera

La paradoja de Fermi y la presencia extraterrestre

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: