LAS RUNAS, SUS TIRADAS Y TODA LA MAGIA QUE ENCIERRAN

La etimología de runa nos lleva al término nórdico run, vinculado a los misterios y los secretos; su origen, es germánico y se cree que su significado proviene de una antigua palabra europea, usada por los países nórdicos. El concepto se emplea con referencia a los caracteres que utilizaban los antiguos escandinavos para escribir en lenguas germánicas.
Los especialistas en el tema afirman que las runas deben haber sido creadas alrededor del año 100 a.C.
El uso y origen de las Runas nunca se asentó definitivamente en ningún territorio, y siempre fueron mutando respecto a su forma de interpretarlas y usarlas. Anglos y Sajones las llevaron desde el continente hasta Inglaterra; y los vikingos incluso se aventuraron con ellas a regiones aún más inhóspitas.
Fue con la llegada del cristianismo, cuando las runas comenzaron a perder terreno. En Inglaterra se las abandonó alrededor del año 1,000 d.C. En Escandinavia, las runas continuaron siendo utilizadas hasta bien entrada la edad media, y se las sigue utilizando con fines anticuarios hasta nuestro días.
Cuenta una antigua leyenda, que el Rey Nórdico Odín, dió a los mortales, un valioso regalo, a través del cual podían recibir mensajes de los dioses, para ayudarles a ponerse en contacto con su YO superior y el Universo, a fin de así poder tomar buenas decisiones y mejorar su vida.
En tiempos antiguos, la tirada de las runas sólo podían ser consultadas por los Reyes o Príncipes, con el fin de orientarles a la hora de tomar decisiones acertadas de gran trascendencia sobre sus reinos y súbditos; poco después su uso se trasmitió a Sacerdotes y Sabios, quienes hacían con ellas amuletos de protección, talismanes y conjuros.
Las runas constan de 24 símbolos, que se cree poseen un gran poder energético, por lo que son utilizadas como un método de adivinación muy efectivo, a pesar de que no te dan respuestas específicas, te pueden orientar y dar consejos para tomar decisiones trascendentales.
No son solamente signos, también se les interpreta como objetos cargados de magia, como vínculos para conseguir una buena meditación e incluso como gestos que se hacen en algunos rituales.
Su fin primordial o para el que se cree fueron creadas, es el de transmitir mensajes; algo semejante a lo que hace el Tarot; te permiten comprender de forma más amplia las razones o motivos de algo que te está pasando, a comprender en sí el significado de tu vida y por sobre todo te dan una orientación para que puedas decidir el camino que es mejor seguir, para tomar alguna decisión importante o ayudarte a lo largo de tu vida. Es importante recalcar que las runas no son mágicas en sí, no adivinan el futuro y tampoco dan respuestas ni negativas ni positivas; por el contrario, sólo te recomiendan diferentes posibilidades a un mismo problema o situación de conflicto y tú eres quien guiado por ellas tomarás una postura de determinación según te convenga.

También te podría gustar...