LA LEYENDA DE BUNNYMAN

La historia de Bunnyman tal como se cuenta es que en 1904, había un asilo cerca del puente en Colchester Road, en el condado de Fairfax . A los residentes de Clifton no les gustó la idea de pacientes mentales cerca de sus nuevos hogares, por lo que cerraron y todos los pacientes fueron trasladados en autobús a la prisión de Lorton.

Según se cuenta el autobús se desvió y se estrelló. Tras el lamentable suceso pudieron localizar a todos los reclusos que estaban en ese autobús, excepto uno.

Un paciente fugitivo. Bunnyman

El paciente mental escapado se llamaba Douglas Griffon. Después del accidente, desapareció. Pasaron las semanas y comenzaron a aparecer cadáveres de conejos en el bosque. Douglas aparentemente estaba comiendo conejitos para mantenerse con vida. Esto continuó por un tiempo.

Entonces, una noche de Halloween, un grupo de niños rondaba el puente informaron haber visto algún tipo de luz brillante u orbe. Luego, en un instante, todos habían sido colgados como los conejos, destripados y colgados de este puente que aún existe.

Puente Bunny Man

Por supuesto, se suponía que el paciente mental desaparecido era el asesino. El rumor dice que si vienes aquí en la noche de Halloween a medianoche, terminarás igual que esos niños y esos conejitos , según la leyanda urbana.

Todo esto suena poco probable. Por un lado, nunca hubo un asilo en Clifton, y por otro, 1904 fue una época muy temprana para que los autobuses estuvieran en las carreteras. Pero se ha dicho que cada leyenda urbana se basa en un núcleo de verdad.

La génesis de una leyenda urbana.

Conley es archivero del gobierno del condado de Fairfax. En la década de 1990, trabajó para el sistema de bibliotecas del condado como historiador, y la gente seguía entrando y preguntando si el Bunnyman era real.

Simplemente nos cansamos de tener que decir, ‘No sé'», dice Conley.

Harto de repetir la misma respuesta encontró algo que podría explicar la leyenda. En 1970, una pareja estaba estacionada en un camino de entrada no muy lejos del paso elevado del tren, cuando tuvieron un encuentro aterrador.

«Alguien apareció muy rápido, gritó algo relacionado con allanamiento y arrojó un hacha al auto», explica Conley. “No vieron muy bien a la persona. Todo lo que realmente obtuvieron fue ‘alguien vestido con ropa blanca o de color claro, y pueden o no haber tenido algo como una cabeza’ «.

Cuando la historia llegó a los periódicos, ese «algo la cabeza» se convirtió en orejas de conejo.

A partir de ahí, dice el archivero, la historia comenzó a transformarse rápidamente.

Bunnyman comenzó su periplo de la nada.

En unos pocos años, los niños intercambiaban historias sobre un hombre con un traje de conejito persiguiendo a los niños por el bosque con un hacha. La versión que el periodista Matt Blitz escuchó involucraba a un chico comiendo conejos. Como un juego de teléfono, la historia pasó de una persona a otra, adquiriendo detalles cada vez más imaginativos.

Hoy, la leyenda de Bunnyman ha viajado mucho más allá del condado de Fairfax. Hay hasta  películas de terror de Bunnyman.

A pesar de la investigación muchos habitantes de la zona se niegan a creer que está diciendo la verdad. Creen que la historia, como se cuenta, es cierta y que el condado de Fairfax esta tratando de ocultar algo.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario