Un San Valentin en Hanging Rock

La historia comienza con la salida a primera hora de la mañana de las chicas y las profesoras en un coche alquilado hacia Hanging Rock (Roca que se balancea) . Se dirigían a celebrar el almuerzo campestre anual. Este era el típico lugar de excursión donde la gente solía acudir por su insólita formación geológica. Esta formación es de origen volcánico de hace millones de años, esta a 150 metros por encima de la llanura donde está emplazada y culmina con una mezcla de piedras y monolitos.

Hanging Rock

Hanging Rock (Roca que se balancea)

Muy cerquita de la base de esta roca había un buen lugar para comer y descansar, con improvisadas mesas de piedra y un servicio de lavabos.

Proseguimos la historia

El grupo de escolares estaba formado por 19 chicasla mayoría adolescentes. Iban además dos profesoras; mademoiselle Diane de Poitiers, profesora de francés y danza y Greta McCraw, profesora de matemáticas . También iban el chofer del coche alquilado, Ben Hussey. Mistress Appleyard, la directora del colegio no fue a la excursión.

Salieron temprano por la mañana para hacer los siete kilómetros que habían hasta el lugar donde se iba a celebrar el almuerzo, consiguieron llegar poco antes del mediodía. El día era cálido y soleado, y después del almuerzo la mayoría de las chicas echaban una siesta a la sombra de los árboles y las rocas. Había otro grupo disfrutando del estupendo día que hacía y del lugar al otro lado de un pequeño riachuelo que fluía de la pared de la roca. Este grupo estaba formado por el coronel Fitzhubert, veterano del Ejército de la India retirado. Estaban además mistress Fitzhubert, su sobrino, Michael Fitzhubert  y el lacayo Albert Crundall.

Comienzan los hechos

Sobre las 3 de la tarde, tres de las chicas mayores le pidieron permiso a la profesora de francés para ir a explorar la roca. Las 3 chicas -Irma Leopold, Marion Quade y Miranda- de 17 años, destacaban por ser sensatas y responsables.

El origen de San Valentín

Después de una brevísima conversación entre los adultos (momento en el que se observó que los relojes de Ben Hussey y de miss McCraw se habían parado a mediodía), estos acordaron dejarlas ir. Seguidamente le dieron permiso también a Edith Horton, una chica de 14 años, para que las acompañaran. Se les advirtió que no subieran demasiado por la roca, que evitaran los riscos, cuevas y precipicios, y que tuvieran muchísimo cuidado con las serpientes, arañas, etc.

Sigue

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: