LOS MURCIÉLAGOS EN CHINA

Los dibujos, pinturas, grabados de animales y flores entre otros, tienen más allá de su aspecto decorativo, un valor simbólico evocador de poder, éxito financiero, felicidad matrimonial, buena salud. También se les da la capacidad de alejar influencias dañinas como demonios y enfermedades.

Así, la introducción de un objeto o un mueble chino, no es insignificante y tiene mucho sentido simbólico.

El murciélago

Esta criatura, a menudo temida en la cultura occidental, es un símbolo de buena fortuna en China. Los cinco murciélagos de la felicidad «Wu fu» representan cinco bendiciones, larga vida, riqueza, salud, amor y muerte natural. La palabra china para murciélago es «fu», y la palabra para felicidad también se pronuncia «fu». Dos murciélagos dibujados en el envoltorio de un regalo transmiten los mejores deseos y la buena fortuna. Dos mariposas, símbolo de la felicidad marital, a menudo acompañan a los murciélagos en los regalos a los recién casados. En toda la cultura asiática, los murciélagos siguen evocando emociones fuertes y positivas. Un talismán típico es un medallón que representa a un árbol con raíces y ramas como símbolo de vida. El árbol está rodeado de cinco murciélagos pintados de color rojo, que significan asimismo muchos bienes de fortuna, como la longevidad, riqueza, salud, amor a la virtud y muerte natural . A menudo se representaron magos amistosos que de un jarro dejan salir revoloteando cinco murciélagos.

Diferente puntos de vista de los murciélagos

En occidente se le considera como una criatura siniestra que presuntamente se enreda en los cabellos de los seres humanos.
La admiración de los chinos por los murciélagos comenzó miles de años antes de Cristo. El mundo oriental era visto como una eterna interacción entre las fuerzas activas (masculinas) y pasivas (femeninas). Se pensaba que los murciélagos encarnaban el principio masculino: flores y frutos, la hembra. El murciélago comúnmente se representaba con el melocotón, un símbolo popular de la fertilidad femenina. Ahora sabemos que la pareja de melocotones y murciélagos representa una relación tanto ecológica como mística. Los melocotones (una de las frutas más populares del hombre) se cultivaron por primera vez en China hace aproximadamente 5.000 años. Antes de eso, los melocotones dependían de los murciélagos para la dispersión de sus semillas. El murciélago, como mamífero y volador, sirvió a Pedro para recrear la fábula en la que estaban los pájaros en guerra con los cuadrúpedos, con la explicación moralizante de que cualquiera que desea congraciarse con dos bandos contrarios, acabará por resultar ingrato a ambos. En la antigüedad el murciélago era símbolo de vigilancia o alerta y se decía que su ojo protegía contra la somnolencia. 

También te podría gustar...

Deja un comentario