LA CIUDAD PERDIDA DE AZTLÁN

Aztlán. Patria legendaria de los aztecas

El pueblo azteca creó uno de los imperios más importantes de la antigua América que se alargaron en el tiempo desde el siglo VIII al XV con la llegada de los españoles. Sería un paraíso en algún lugar del noroeste de México, al Cerro de Chapultepec, actualmente Ciudad de México. Sería el origen de la ciudad perdida de Aztlán.

Se considera la isla perdida de Aztlán como la antigua patria del pueblo azteca donde comenzó a formarse como civilización antes de su implantación en el Valle de México.

AztlanTierra mítica.

Algunos creen que es una tierra mítica, como la Atlántida o Camelot y que nunca se encontrará en la existencia física. La búsqueda de la tierra de Aztlán se ha extendido desde el oeste de México hasta los desiertos de Utah sin resultados satisfactorios.

La leyanda de las siete tribus de Chicomoztoc

La creación de la civilización en Aztlán nace de la leyenda náhuatl. Se dice que había siete tribus que una vez vivieron en Chicomoztoc – «el lugar de las siete cuevas».

Esas tribus eran los siete grupos nahuas: Acolhua, Chalca, Mexica, Tepaneca, Tlahuica, Tlaxcalan y Xochimilca.

Los chichimecas y los mexicas

Eran grupos lingüísticos similares que dejaron las cuevas y se asentaron como un solo grupo cerca de Aztlán. Según la leyenda,  la llegada de los siete grupos a Aztlán fue precedida por la llegada de un grupo conocido como los chichimecas. Eran  menos civilizados que los siete grupos nahuas.

Los mexicas fueron el último grupo en viajar a Aztlán entre el 1100 y el 1300 d.C.

La ciudad perdida de Aztlán. Paraíso o tiranía. El códice Aubin.

Aztlán significa «la tierra del norte; la tierra de la que nosotros, los aztecas, vinimos».

Los habitantes de Aztlán pasaron a ser conocidos como los aztecas. Una posterior migración llevo a los aztecas de Aztlán al Valle de México.

Según el Códice Aubin, Aztlán era un lugar donde los aztecas estaban sujetos a la Chicomoztoca Azteca – la élite tiránica. Solo se podía escapar de la Chicomoztoca huyendo de Aztlán. Así lo hicieron algunos de sus habitantes liderados por su sacerdote.

El calendario azteca.La migración azteca

En la leyenda, el dios Huitzilopochtli dijo que los que se marchaban no podían usar el nombre Azteca. Serían conocidos como Mexica. La migración azteca comenzó el 24 de mayo de 1064, que fue el primer año solar azteca.

Aunque Aztlán nunca ha sido identificado físicamente, ha sido descrito como una isla. En lugar de una isla en el mar, es una isla sobre un lago.

Aztlan

Aztlán y la Atlántida

Podría ser que la búsqueda de la Atlántida y la búsqueda de Aztlán fueran la misma,  dos nombres diferentes para la misma tierra.

Aztlan podría extender su territorio hasta Utah. Los menos ortodoxos dicen que es posible que los aztecas no se hayan originado en México. Su cultura se habría formado en una zona que ahora es los Estados Unidos antes de su migración a la zona que ahora se conoce como el Valle de México.

La búsqueda de Aztlán

Los arqueólogos opinan que el descubrimiento de Aztlán no se producirá en términos de ruinas o artefactos.

Es probable que la civilización azteca no migrara directamente desde Aztlán al Valle de México. Este habría sido un viaje directo muy largo. Es probable que hicieran zig-zag mientras viajaban, haciendo paradas . Puede ser difícil diferenciar entre un destino temporal y la duración de todo el viaje. Es el llamado estiramiento.

Podría haberse producido una migración de norte a sur, y es difícil determinar exactamente qué migración podría estar asociada con Aztlán. Además pudo haber habido migración de ida y vuelta, de norte a sur, y luego de sur a norte nuevamente.

Todo esto hace dificil discernir si fue un lugar real donde se originaron los aztecas, o si fue simplemente un lugar legendario que es simbólico de los aztecas.

En conclusión

La ciudad perdida de Aztlán tal vez alguna vez fue una isla, que desde entonces se ha hundido en el fondo del lago. Tal vez sea una tierra que no existe en un sentido físico, y fue una creación de leyendas.

También te podría gustar...

Deja un comentario