Fantasmas Gjengangers.

Fantasmas Gjengangers.

En el folclore escandinavo, existe esta especie de fantasma, pero no se trata del típico ente. Los Gjengangers, son espíritus de personas que murieron antes de tiempo y dejaron asuntos pendientes, posteriormente regresan a perseguir a los vivos. Muchos escandinavos temen que al morir se conviertan en uno de ellos.

Es una combinación de palabras, ‘Gjen’, significa ‘de nuevo’ y la palabra «ganger» significa «pie» o «caminante», por lo que Gjenganger se traduce como «caminar de nuevo». Por lo general, se ven reales y para nada fantasmales. Suelen ser víctimas de asesinatos, suicido o accidente, al morir se ven motivados por la venganza y tienen como objetivo perturbar las vidas de las personas que les hicieron algún daño en vida.

El carácter de la persona en vida, no tiene nada que ver con el Gjenganger malvado en el que se convierte, que perseguirá a familiares y amigos que tuvo. No tiene habilidades fantasmagóricas que conocemos, como atravesar paredes o mover objetos. Al contrario mantiene su forma corpórea.

Ataques.

Son expertos en propagar enfermedades, así que marcan a sus víctimas, causándoles la enfermedad y posteriormente la muerte.

Suelen atacar por la noche, cuando su víctima está en el momento más vulnerable, mientras está profundamente dormida. Suele pellizcar a su víctima y huir del lugar. La víctima notará una mancha azul, donde fue pellizcada, se infectará y necrosará. La infección se esparcirá por el cuerpo, hasta llegar al corazón causándole la muerte. Cuando atacan a personas que les hicieron daño en vida, suelen regodearse en ellas.

Muchos de los síntomas que causan, parecen la imitación de enfermedades reales, que ocasionan varias preguntas: la enfermedad de desprendimiento de piel ¿podría ser una fascitis necrotizante? suelen ocurrir después de una lesión o incluso de simples cortes ¿los pellizcos podrían ser la causa de un síntoma de cáncer u otros problemas internos?

¿Cómo protegerse?

Existen formas de protegerse de los Gjengangers, las cruces y amuletos suelen ahuyentarlos, suelen ser capaces de repeler su presencia. Colocando un de ellos en la puerta de la habitación, puede impedir su entrada. Como se trata de fantasmas corpóreos, el asegurar puertas y ventanas es una forma de impedirles el acceso al hogar.

Los escandinavos realmente tenían un gran temor de ser atacados por un Gjenganger, fue tanto el temor que tomaron precauciones para que estos seres no se levantaran de la tumba. Cuando alguien moría y era un potencial candidato a convertirse en uno, entonces era sepultado, cargaban su ataúd por encima de los muros de las iglesias, sin utilizar las puertas, posteriormente era cargado y daban tres vueltas alrededor de un lugar sagrado. Las palas utilizadas para el entierro se dejaban en el lugar, con ellas se formaba la señal de la cruz, también dejaban una pila de piedras y palos en el lugar donde murió la persona. También acostumbraban a dibujar símbolos sagrados, hacían oraciones y marcaban los ataúdes por dentro.

Hacían todo esto, para evitar que esa persona se convirtiera en un Gjenganger.

Redacción NDM

Twitter @Ndelmisterio

Facebook: Narradores del misterio

También te podría gustar...

Deja un comentario