El proyecto bombardear la luna.

En el año 1958, durante la Guerra Fría, los Estados Unidos tenían un proyecto ultra secreto de bombardear la luna, que ahora nos suena descabellado, pero en su momento tenía el objetivo de mostrarle a su contendiente, el poder de su país y aterrorizar a la población soviética y del resto del mundo. El cual llevó el nombre de ‘Proyecto A119’. Tenían la intención de detonar una bomba termonuclear en la superficie de la luna, llevándola con un cohete. Un programa dirigido por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Militares y teóricos

Militares y científicos elegidos a dedo, entre ellos estaba Leonard Reiffel, Gerard Kuiper, Carl Sagan, entre otros. Quienes estaban en un equipo responsable de la investigación de los efectos teóricos de la explosión nuclear en baja gravedad. El plan consistía en detonar una bomba similar a la lanzada, años antes en Hiroshima. Era un proyecto de alto riesgo, planeaban que viajara durante días y que cruzara aproximadamente 384.000 kilómetros, para posteriormente detonar el cohete tras el impacto, de esta manera de crearía un intenso flash, un hongo y un cráter brillantes, al iluminarse con el sol y que fuera visible desde todas partes del mundo durante días. Algo que fuera dantesco y terrorífico, para los militares estadounidenses era un ejercicio propagandístico y de demostración de fuerza.

El orgullo y el ánimo estadounidense estaba herido, ya que la Unión Soviética había tomado ventaja en la carrera espacial, cuando el 4 de octubre de 1957, lanzaron el Sputnik 1. Se trataba de un satélite, para seguir la órbita de la Tierra, el cual supuso todo un éxito para los rusos, en cambio los estadounidenses fracasaron en los dos intentos de lanzar el Project Vanguard. Los estadounidenses entraron en ‘crisis Sputnik’ y comenzaron a desarrollar todo tipo de proyectos, como el lanzamiento de Explorer 1 o la creación de DARPA.

Otros proyectos similares

El Proyecto A119 para bombardear la Luna, no era el único de similares características, sino también los soviéticos desarrollaron algo parecido, al cual dieron el nombre de S-4, existía un rumor de que detonarían una bomba de hidrógeno en la luna y que lo harían coincidir con un eclipse lunar, que ocurriría el 7 de noviembre. Aunque los estadounidenses estaban convencidos que después de la detonación, además de la intimidación de sus adversarios, conseguirían mejorar la confianza en los medios de comunicación y en sus ciudadanos, estos últimos muy tocados por el satélite Sputnik 1.

Continua

También te podría gustar...

Deja un comentario