RITO EGIPCIO DE LA INMORTALIDAD – Por el Conde de Cagliostro

Consistía en un procedimiento de regeneración física y de inmortalidad psíquica. Éste era un método secreto enseñado por Cagliostro a sus discípulos para que cada cincuenta años pudieran rejuvenecer en cuerpo y espíritu, desafiando los límites humanos. 
Se trata de un procedimiento bastante sencillo si no fuese por la imposibilidad de identificar la “Materia Prima”, la sustancia base de todo el procedimiento.
Día del 1 al 16
Durante los primeros 16 días el paciente se alimentará de caldos vegetales y hierbas frescas, que sirvan también de laxante. Se iniciará cada comida con un líquido y se terminará con una galletita o un currusco de pan. El agua deberá ser destilada o agua de lluvia de mayo. Éste agua es la misma que servirá para cocinar las sopas.

No se deberá forzar a comer y se debe levantar uno de la mesa con una ligera sensación de hambre. Durante todo el periodo de dieta de regeneración no se podrán tomar alimentos ácidos, agrios, salados ni ningún tipo de especie. Por Supuesto nada de vino 
Día del 17 al 32
Se sacará el equivalente a un cucharón de sangre al alumno, y comenzará a tomar las gotas blancas disueltas en una cucharada de agua: cinco por la mañana y seis por la noche, la mañana siguiente siete por la mañana y ocho por la noche, y así sucesivamente, añadiendo una gota más por la mañana y por la noche hasta llegar al día 32, cuando se procederá a sacarle dos cucharones de sangre a la hora del crepúsculo.
Día 33
El adepto tiene que seguir todas las reglas a rajatabla y llegados a este punto se meterá en la cama, se tomará diluida en agua un grano de materia prima, y se cubrirá. Su amigo tiene conocimiento de que tres horas después perderá la conciencia y la palabra, que sufrirá convulsiones nerviosas, que comenzará a transpirar abundantemente, y que comenzará a evacuar por todas las partes del cuerpo. Cuando el adepto despierte del desmayo y sienta fuerzas suficientes, se levantara de la cama ayudado por su amigo y se dirigirá a una cama limpia, que debe estar preparada de antemano. Es muy importante durante todo este proceso cuidar las corrientes de aire que son altamente perjudiciales. Una vez encamado nuevamente el amigo le dará un tazón de caldo hecho con medio kilo de carne de ternera, sin huesos ni grasa, y con hierbas laxantes. Se le puede añadir perejil y alguna hoja de Romero.
Día 34
El adeptos se encontrará en perfecto estado y se le dará un segundo grano de materia disuelto en un tazón de caldo: volverá a caer en estado de inconsciencia y esta vez las convulsiones serán mucho más fuertes, pero cuando cesen caerá en un apacible y tranquilo sueño seis horas en el cual la sudoración será abundante. Su amigo permanecerá atento a todas sus necesidades, como secarle el sudor con un pañuelo fino con la mayor delicadeza posible, y que no haya absolutamente ninguna corriente de aire.

Llegados a un cierto punto el amigo se dará cuenta de que el adepto hace extraños movimientos con la boca: es porque se le están cayendo los dientes. Deberá introducir con extrema precaución los dedos para extraerlos y facilitar su expulsión, intentando no despertarlo, hasta que la naturaleza siga su curso. Cuando despierte lo hará convulsionando y con una fiebre muy alta, cercana al delirio. Si tienes sed se le dará agua y si tiene hambre se le dará un tazón de caldo. Esta especie de delirio durará unas seis horas, y una vez finalizado se trasladará al adepto a otra cama limpia y ya preparada. Si el enfermo sufriese de fuertes dolores en las encías se le puede poner un bálsamo líquido.
Día 35
Cuando despierte el adepto se le preparará un baño al cual se le acompañará. En el agua se echarán hierbas aromáticas y se mojará frecuentemente la cabeza para que no baje la temperatura. El agua del baño tiene que estar a la temperatura de la leche fría ni caliente. Puede permanecer en la bañera durante una hora después de lo cual se volverá a meter en la cama durante todo el día. 
Día 36
El adepto permanecerá en cama durante todo el día sin hacer nada.
Día 37
Se le dará a beber un tazón de caldo o si la naturaleza lo precisa, medio tazón de excelente vino viejo, que le servirá como antiinflamatorio para la boca, entonces se le administrará una tercera y última dosis de Materia prima lo inducirá a un sueño tranquilo y sin perturbaciones. 

Se notará que al adepto le vuelve a crecer la piel y que los dientes empiezan a despuntar de nuevo: habrá que estar muy atento de no perturbar su descanso y dejar que despierte naturalmente. Cuando despierte se le ayudará a tomar otro baño aromático de una hora, y se le conducirá de nuevo a la cama. En caso de que el enfermo tenga hambre después del baño se le puede dar una sopa.
Día 38
El enfermo volverá a darse un baño de una hora con agua normal en la que se habrá disuelto medio kilo de nitrato de potasio. Después del baño el adepto podrá vestirse normalmente e incluso hacer algo de ejercicio en la habitación, siempre cuidando mucho las corrientes de aire.
Día 39
Se le administrarán 10 gotas de bálsamo líquido disueltas en dos cucharadas de buen vino tinto, y se le puede hacer pasear por el jardín: esto deberá hacerse pausadamente, sin hacer ningún tipo de ejercicio brusco o violento, sin cansarse, nada que pueda fatigarle, hasta que haya repuesto todas sus fuerzas y se haya acostumbrado a estar otra vez al aire libre. 

Dará las gracias a Dios por esta nueva creación, y su amigo y el adepto se harán la solemne promesa de no divulgar jamás este gran secreto de el misterio de la regeneración.

Día 40

El adepto abandonada la casa y escogerá el camino más conveniente para propagar la verdad, para aniquilar el vicio, para destruir la idolatría y para extender la gloria del eterno, pudiendo repetir el ritual de regeneración Cada 50 años, hasta que Dios decida llevárselo a su lado y retirarlo de este mundo.
En otra parte del ritual dice: “Sabed que esta Materia Prima existe siempre en las manos de los elegidos de Dios y que para llegar a obtenerla, no es necesario ser grandes, ricos o poderosos, sino ser totalmente amados y protegidos por Dios. Yo os puedo confirmar que con un grano de esta Materia preciosa se puede hacer una proyección al infinito”.

Ahora solo me queda animaros a encontrar la fórmula de la materia…

Silvia Rossi

  

You may also like...