Manteno State Hospital, el hospital de las torturas

Errantia por el mundo abre sus puertas de nuevo para conocer otro de los lugares más encantados de los Estados Unidos. En nuestro último viaje os descubrimos un sitio bastante inquietante, Bobby Mackey´s . Hoy vamos a coger nuestra mochila para desplazarnos hasta el estado de Illinois donde vamos a descubriros otro sitio no menos inquietante que el anterior.

Este no por sus leyendas oscuras, sino por el dolor y el sufrimiento que sus moradores tuvieron que padecer entre sus paredes. El concepto que todos tenemos de hospital, es el del sitio donde las personas enfermas van a sanar y no a ser torturados y a sufrir más de lo que ya estaban haciéndolo. Este lugar se convirtió casi en una especie de cárcel, donde sus pacientes eran encerrados en grandes habitaciones, en las que había muchos más pacientes de los que debería haber.

Se trata del antiguo hospital psiquiátrico de Manteno State Hospital, donde sus pacientes sufrieron toda clase de torturas inhumanas para encontrar una cura a su locura, en pos de la medicina. Los enfermos fueron tratados como cobayas humanas, para no llegar a ningún fin. Lo que más hicieron fue sufrir y estoy seguro de que cada día deseaban morir para acabar con ese tormento que tuvieron que vivir en sus propias carnes. Algunos que estuvieron presentes en este lugar aseguraron que los gritos eran constantes y aterradores, mientras se les realizaban estas pruebas sin ni siquiera ser anestesiados. Para tapar estos gritos y que no se escucharan, solían poner durante todo el día música a todo volumen.

Empecemos por el principio, el Manteno State Hospital fue construido en 1929, para un año después recibir a sus primeros pacientes, todos ellos hombres.

hosptal

En pocos años el número de pacientes se vio incrementado notablemente,  llegando a albergar en pocos años a unos 5.500 pacientes, que eran atendidos por  760 miembros del personal sanitario. El psiquiátrico en un principio fue construido para albergar a 200 pacientes. Prácticamente desde el principio  las personas encargadas de atender a estos enfermos comenzaron a usar terribles experimentos con estos pacientes, tales como extremadamente largas terapias de electroshock o lobotomías que muchas veces llevaban a estos enfermos hasta la muerte. En 1936 hubo un recorte del 29% del personal sanitario, por lo que pasaron a tener muchos menos médicos y enfermeras. Esto se vio claramente empeorado con el surgimiento de la Segunda Guerra Mundial, muchos de estos médicos y enfermeras fueron llamados para atender a los soldados heridos y con problemas psiquiátricos debido a la guerra en Europa, por lo que el hospital se quedó prácticamente con menos de la mitad del personal del que disponía. Por ejemplo contaba con 120 enfermeras de las cuales tan solo 16 ostentaban el título de enfermería. El gran problema fue que apenas había personal sanitario, pero sin embargo los pacientes fueron creciendo considerablemente. Los pocos médicos y enfermeras presentes en el sitio no daban abasto para atender a los pacientes, por lo que muchos terminaban abandonados a su suerte, inmersos en su locura.

Debido a los problemas económicos surgidos a raíz de la Segunda Guerra Mundial, los dueños del centro sanitario empezaron a aceptar a enfermos de tuberculosis, por lo que os podéis imaginar fue un auténtico caos. Tan desastrosas fueron las condiciones en las que estaban los pacientes que se produjo un brote de fiebre tifoidea que no se pudo controlar durante cinco largos meses. Se calcula que en este tiempo murieron unas 60 o 70 personas, debido a estas fiebres.

Tras el final de la guerra, el Manteno State Hospital comenzó a recibir muchísimos más pacientes, llegando a ser más de 6000 pacientes, atendidos únicamente por doscientas personas del personal sanitario. Diariamente se servían más de 10500 raciones de comida.

Uno de los datos más escalofriantes fue que en 1941 murieron 462 personas, debido a los experimentos a los que eran sometidos. Dichos experimentos está demostrado que fueron muchas veces sin el consentimiento de los pacientes. Podemos decir que los responsables de estas atrocidades se aprovecharon de la falta de cordura de los enfermos.

Hubo muchas leyendas entorno a este lugar, tales como que los responsables del centro sanitario autorizaron a médicos militares a realizar pruebas de carácter experimental. Estas supuestas pruebas, consistían en inyectarles distintas enfermedades a los pobres enfermos para encontrar remedios a varias enfermedades como la tuberculosis o la malaria.

 Igualmente, se decía que los pacientes atacaban a las enfermeras, para evitar que siguieran torturándoles con infinitas pruebas inhumanas. Todo esto no está cien por cien demostrado, ya que, fueron rumores que urgieron en la época. Un ex empleado reveló una historia que decía que un agricultor que tenía campos de maíz que bordeaban el hospital se vio obligado a vender sus tierras debido a que podía encontrar los cadáveres de los pacientes que habían tenido la suerte de escapar de este hospital de la muerte.

En 1954 Manteno State Hospital, alcanzó su mayor registro de pacientes, 8195 infelices que no sabían que ahí jamás encontrarían la llave de su cordura. En este momento el personal sanitario se tuvo que incrementar, pero no como debería haber sido, ya que en este año el hospital contaba con 450 trabajadores para atender a más de 8000 pacientes. A partir de finales de los cincuenta principios de los sesenta, el estado de  Illinois no pudo continuar pagando los elevados costes que suponía este sitio por lo que muchos de sus pacientes fueron trasladados a otros centros sanitarios, o lo que es lo mismo liberados de sus sufrimiento.

Todo esto continuó disminuyendo progresivamente hasta 1983, cuando el gobierno de la época decidió clausurar este hospital, que para muchos fue una estancia en el infierno.

Todas estas historias no han hecho más que incrementar las historias sobre fenómenos paranormales, que muchos han vivido ahí. Ha habido todo tipo de fenomenología paranormal desde extraños gritos sin que hubiera nadie hasta apariciones de enfermos que no logran encontrar la paz. Otros aseguran haber oído la música que ponían para pasar desapercibidos los agonizantes gritos de los pacientes. Muchos han creído sentir angustia y dolor cuando paseaban por sus abandonados pasillos.

La verdad es que se trata de un sitio muy inquietante. Hoy en día creo que no podemos imaginar todo lo que se tuvo que vivir allí durante décadas, ya que seguramente todo lo que pensemos se quedará corto…

Víctor H.S.

Publicado por Errantia investigación paranormal 

También te podría gustar...

Deja un comentario