Hotel Waitomo Caves, el hotel de la princesa maorí

En esta ocasión, vamos a continuar por Oceanía, donde ya visitamos el antiguo psiquiátrico de Beechworth situado en Australia. Esta vez vamos a ir a un sitio bastante más acogedor, pero no menos inquietante que el anterior. Nuestro protagonista de hoy es un hotel de lujo, el Waitomo Caves Hotel, situado en la autoridad territorial de Waikato en la isla norte de Nueva Zelanda. Ahora podríais pensar, pero también pueden pasar fenómenos extraños en un sitio lleno de lujos y comodidades. La respuesta es sencilla, sí. Este hermoso hotel de estilo victoriano, de hecho es considerado por muchos el hotel más encantado del país. Son muchos los testigos que aquí se han topado con los fenómenos más extraños que podáis imaginar.

hotel

Pero comencemos por el principio. Este edificio fue construido en el año 1905, cuando el departamento de turismo de la época se hizo con las tierras para construir un hotel. En un principio el sitio era muy pequeño, hasta que en 1928 se amplió hasta tener el tamaño que tiene actualmente.

Una de las peculiaridades de este sitio es que está construido encima de unas viejas cuevas y corrientes subterráneas, las cuales para los maoríes eran sagradas. Según ellos en estas cuevas existían distintos espíritus ancestrales que atraían a las personas a su perdición mediante flautas y cantos. Se sabe que los maoríes usaban estas cuevas como cementerios para enterrar a sus fallecidos. Los maoríes llegaron a esta zona en el siglo XIV, donde permanecieron hasta la llegada de los ejércitos británicos en la segunda mitad del siglo XVIII.

Tras no aceptar la soberanía inglesa, maoríes e ingleses tuvieron varios enfrentamientos hasta 1872 cuando los británicos finalmente vencieron. En toda la zona donde actualmente el hotel hubo duros enfrentamientos entre distintos clanes maoríes y posteriormente los ya mencionados enfrentamientos con los británicos.

Los fenómenos paranormales que aquí ocurren son muy distintos, desde apariciones hasta grifos donde en vez de agua, salía sangre. También ha habido extraños cambios de temperatura, sobre todo en el comedor del hotel, donde muchos han sentido un frío tan helador como si hubieran estado metidos en una nevera.

Una de las supuestas apariciones, que muchos han relatado sobre este lugar, es la de una princesa maorí, buscando a su amor. Cuenta una leyenda que esta princesa se enamoró de un soldado inglés durante las guerras entre maoríes e ingleses. Una noche cuando esta chica iba a encontrarse con su amor, los soldados la confundieron con un atacante y la dispararon, causándole la muerte.

Otra de las apariciones que muchos han afirmado haber visto aquí es la de un antiguo cliente, que supuestamente vio a esta princesa. Esto fue tan fuerte para él que decidió quitarse la vida, tras ser tomado por loco por algunas personas dentro del hotel a las que había contado su  fantasmal visión. El suicidio y la aparición ocurrieron en un lugar, la habitación número catorce. En esta estancia es donde algunos han afirmado que salía sangre por el grifo. Igualmente la habitación número 12 es un lugar donde la princesa suele aparecerse, ya que algunos testigos, han jurado haber visto luces encendiéndose y apagándose solas. Otros por su parte han visto cosas moverse solas por la habitación. Lo más inquietante que ocurre en esta habitación es que muchos han afirmado que manos invisibles les tocaban los pies mientras dormían.

Estos no son las únicas apariciones que ocurren aquí, otras personas pero sobre todo niños afirman que aquí se aparece el espíritu de un niño. Este niño fantasmal  ha sido visto por algunos miembros del personal  del hotel. Se sabe que hace muchos años, más concretamente la década de los años 30,  un niño hijo de alguna de las asistentas del hotel  se coló en el hotel, posiblemente para ver a su madre durante la noche. Al no ver lo que había entro en la cocina, tropezando con una inmensa olla que contenía agua hirviendo. Esta agua se le cayó encima y las quemaduras fueron tan graves que le causaron la muerte. Desde entonces como hemos dicho, muchos niños lo han conseguido ver, posiblemente buscando un compañero de juegos. Este niño suele aparecerse riendo y saltando incluso, alguna vez ha sido confundido con un niño real, llegando a ser incluso regañado por corretear por los pasillos. ¿Cuál era la sorpresa?  Pues que cuando iban a mirar en que habitación estaba alojado el chaval, para decírselo a sus padres, se llevaban la espeluznante sorpresa de que no había niños registrados en el hotel en ese momento.

En este lugar también llama la atención de que no existe la habitación número 13, hasta aquí todo normal, ya que muchos hoteles no cuentan con este número de habitación. Pero en la habitación que correspondería a la número trece, que en este caso es la 12 b, ha habido testigos que han visto huellas y cosas cambiadas de sitio.

La habitación maldita de este hotel es la número 25, donde el personal del complejo prefiere no acercarse demasiado, debido a que ahí no se sienten buenas vibraciones, sino más bien lo contrario, vibraciones muy negativas. De hecho muchos han oído gritos solo en esta habitación y una vez preguntaban a otras personas si los habían oído, estos respondían negativamente. Se cree que esta habitación puede estar ocupada por un antiguo miembro del personal que lo único que intenta es mantener el orden en esta parte del hotel.

 

Víctor H.S.

Publicado por Errantia investigación paranormal 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: