EL LUGAR DONDE MORAN LOS SANTOS

Desde el día de su primera comunión, en la vida de Gabriel Roldan siempre han sucedido cosas difíciles de explicar, cosas raras. La visita, junto con sus dos mejores amigos a un club de alterne para celebrar su reciente graduación como psicólogo, le hará conocer a Luisa “la madame” y a Alberto, el portero del local, una extraña pareja que no solo le ayudarán a triunfar en su verdadera vocación, sino que también le harán recordar su pasado, el pasado de su existencia.

Renacidos, poseídos, enviados. Esta es la historia de una muerte trágica, de una reencarnación, de alguien que se encontró con que en el más allá también hay que seguir trabajando, y de unas almas que al igual que Cillian, Gabriel, un día decidieron volver a nacer como humanos, ya que, por diversos motivos, ni el cielo ni el infierno eran lo que esperaban.

Una vez me dijeron que no es necesario crear relatos, que lo importante es crear personajes y dejar que estos hablen por ti y vivan su propia historia.

Confieso que cuando comencé a escribir “El lugar donde moran los Santos” imaginé una novela totalmente diferente a la que al final resulto ser. Sin embargo, a medida que creaba a los diferentes personajes, seguí el consejo, dejé que fueran ellos, sus protagonistas, los que contaran su historia.

Gabriel, Cillian en su anterior vida, del que tenía muy claro desde el principio que en el más allá ocuparía el puesto de acompañante, en esta vida estaba destinado a ser sacerdote, sin embargo, acabó siendo escritor. Luisa y Alberto iban a ser vampiros, o algo parecido,  pero acabaron siendo renacidos. Los poseídos, una sociedad secreta cuyo deseo es gobernar algo más que el mundo, ni siquiera formaban parte del guión. En cuanto a Ruth, que fue concebida como “la muerte”, una de tantas, jamás pensé que acabaría convirtiéndose en una de las protagonistas, finalmente, ella misma decidió serlo. Los demás, los demás fueron surgiendo a medida que la historia avanzaba, aparecieron sin más.

“El lugar donde moran los Santos” es un retrato de un más allá que solo está en mi imaginación, o eso espero. “El lugar donde moran los Santos” es la historia de unas almas que, tras cumplir con su ciclo de reencarnaciones, descubrieron que lo que encontraron al otro lado, o bien no era lo que esperaban, o bien se cansaron de estar allí.

¿Qué pasaría si tras tu muerte el más allá no fuera lo que esperabas? ¿Intentarías volver?

 

Fran González

enlaces personales

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

 

 

 

You may also like...