¿El infierno sobre la tierra? El psiquiátrico de Beechworth

En esta ocasión vamos a trasladarnos a un lugar donde Errantia por el mundo no ha estado todavía, más concretamente hasta la ciudad de Beechworth en el estado de Victoria en Australia. Os preguntaréis como hemos venido a parar hasta aquí. Pero es que aquí nos encontramos a otro de los hospitales abandonados más encantados del mundo, más concretamente el psiquiátrico de Beechworth Lunatic Asylum, también conocido como Marday Hills Lunatic Asylum. Si tuviéramos que subrayar un lugar como infierno sobre la tierra, posiblemente sea este. Normalmente las personas acuden a estos centros sanitarios para sanar de sus enfermedades, en este caso enfermedades mentales, pero tristemente esto no fue así en este lugar de los horrores, donde las personas más bien iban a sufrir una terrible agonía y un horrible sufrimiento, hasta que a muchos les llegara la muerte. ¿Os atreveréis a emprender este espeluznante viaje con nosotros?

hospital

Este hospital fue el cuarto construido en el estado de Victoria y el tercero en cuanto a su tamaño. Los terrenos del antiguo psiquiátrico albergan la friolera de 106 hectáreas. Era tan grande el sitio que en su época, el hospital apenas necesitaba que le abastecieran desde fuera, ya que contaba con sus propios campos de cultivo, huertos, establos y pocilgas. Este lugar estaba construido sobre una colina, ya que los que lo construyeron, pensaron que los vientos que había allí se llevarían las enfermedades mentales de los que aquí se encontraban.  En cuanto a camas este sitio llegó a tener más de 1200 camas, que siempre estaban ocupadas.

El psiquiátrico de Beechworth fue construido a mediados del siglo XIX, más concretamente en 1867 y como hemos dicho siempre estuvo completo, esto se debe a que muchos de los pacientes que aquí estuvieron ingresados para sanar de sus enfermedades mentales, jamás salieron de allí pese a estar completamente curados. De hecho se piensa que la mayoría de sus residentes no padecían ningún tipo de enfermedad mental. Era muy fácil entrar, debido a que solo eran necesarias las firmas de dos médicos y un familiar, mientras que para salir eran necesarias ocho firmas.

Debido a esto se sabe que un paciente ingreso allí a la temprana edad de once años y no salió hasta los 84 una vez había muerto. Por lo tanto este sitio era una cárcel en toda su regla, casi nadie conseguía salir de este lugar tan terrible. Nadie quería ingresar en este lugar de los horrores y por eso hacían todo lo posible para ser ingresados en otros hospitales mentales. Incluso en los muros de este lugar, se construyeron grandes zanjas, para que los pocos pacientes que no estuvieran encadenados no pudieran escaparse jamás.

El lugar más temible de este psiquiátrico era el ala de Grevillia, para muchos el infiernos sobre la tierra. En esta parte del hospital sus pacientes eran encadenados a sus camas y atados con camisas de fuerza. Igualmente hasta la década de los cincuenta, cuando se introdujeron los medicamentos para las patologías mentales, los pacientes eran tratados con largas terapias de electroshock, tan fuertes que en algunos casos se llegaron a romper huesos y a astillar dientes.

Otras torturas que muchos aquí sufrieron fueron tan salvajes que cuesta creérselo. Por ejemplo una de las terapias más habituales era sentar a un paciente en una silla giratoria, que giraba a tal velocidad que en algunos casos llegaban a sangrar por ojos, nariz y boca. Del mismo modo otra de las torturas a las que estos se veían condenados consistía en introducir sus cabezas en cajas de sal durante horas e incluso días.

También una de las cosas más habituales que aquí ocurrieron fue  que muchos de los pacientes se vieron condenados a realizar trabajos forzosos que en algunos casos les causó la muerte. Todos estos pacientes vivían peor que los animales ya que la higiene era bastante limitada, llegando a haber incluso cucarachas y ratas entre los enfermos. También se habla de que algunos de estos pacientes fueron maltratados y violados por parte del personal sanitario, que en teoría debería haber hecho todo lo posible para que sanasen y salieran de este infierno. También cuentan que los pacientes se pegaban y violaban entre sí, sin que nadie los separara.

Este sitio por lo tanto fue un auténtico infierno sobre la tierra, hasta que en 1995, cerró definitivamente sus nefastas y atroces estancias. Se calcula que durante sus 128 años de negra historia perecieron casi 9000 pacientes. Realmente viendo lo visto, la muerte era una liberación para estas personas, ya que era prácticamente la única manera de salir de este infierno.

Todas estas muertes y atrocidades vividas en este lugar, como os podréis imaginar han desencadenado en todos los fenómenos paranormales que os vamos a contar a continuación. Este sitio cuenta con varias apariciones que suelen ser las más habituales. La primera de ellas es la de un médico, que a modo de espectro realiza su patrulla nocturna una y otra noche. Otra de las apariciones más frecuentes es el de una matrona, que se suele aparecer en varias estancias del antiguo psiquiátrico. Según cuentan algunos ella era la única que intentaba calmar la agonía y el dolor de los pacientes. Muchos afirman que cuando se va a aparecer, sienten una enorme tranquilidad y sensación de bienestar.

Una de las apariciones más frecuentes es la de una mujer fumando, que fue arrojada al vacío por un paciente que quería robarle el tabaco. Hay testigos que afirman que ven caer a esta señora desde una ventana del cuarto piso. Lo más triste de esta historia es que hay testigos que aseguran que  el cuerpo de la mujer permaneció dos días donde había caído, debido a que era judía y su cuerpo no podía ser levantado hasta que no se acercara un rabino viera el cadáver.  Este tardó dos días en llegar a este lugar.

Otras apariciones son las de enfermos que buscan su eterno descanso, el cual no consiguen encontrar debido a que, sufrieron tanto en este sitio que de algún modo les impide abandonarlo. Muchos han sido testigos de fenómenos como pasos, ruidos extraños, sombras e incluso lamentos y gritos espeluznantes que tuvieron que erizarles el pelo de su cuerpo.

Sin ninguna duda este es el sitio más terrible del que os hemos hablado hasta ahora, superando para mí las historias del viejo Waverly Hills. Si nosotros nos estremecemos con estas historias, imaginémonos como tuvieron que pasarlo aquellos que allí estuvieron. Creo que en ninguna de nuestras peores pesadillas podríamos pensar en algo así.

                                                                                                                                                 Víctor H.S.

Publicado por Errantia investigación paranormal 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: