EL FANTASMA DE IPSWICH

“Apuesto mi reputación afirmando que la imagen es real, no es un reflejo ni una doble exposición”. “La imagen es impresionante y demuestra que nunca se sabe cuándo un fantasma aparecerá, además de que no se tiene que ser un experto en lo paranormal para poder conseguir una imagen tan espectacular.”

(Fotógrafo profesional de la época)

fantasma

Corría el año 1959, cuando durante una visita al cementerio de Ipswich en Inglaterra, la señora Mabel Chinney decidió hacerle una foto a su marido, que permanecía  esperándola, solo, sentado en  el asiento delantero del automóvil  de ambos. Al revelar la fotografía, sorpresa, en el asiento de atrás del vehículo se apreciaba lo que parecía ser una figura humana. Sin duda, estamos hablando de una de las fotografías de fantasmas más famosas de la historia, la fotografía de “El Fantasma de Ipswich”

“Decidí gastar la última fotografía en mi marido, quien estaba sentado esperando en el coche, solo”, explicó la señora Mabel Chinney. “Cuando miré por el objetivo de la cámara todo lo que vi era mi marido al volante del coche. Y le hice la fotografía. No pasó nada más.”

“Cuando le mostré la imagen a amigos, uno de ellos dijo: “pero si es tu madre”, dijo Mabel. “Lo primero que pensé era que James me estaba gastando una broma, pero no, era completamente real. Aunque en un principio me parecía inverosímil, la verdad es que ella estaba allí.”

La señora Chinney acabó reconociendo a su madre en la fotografía, curiosamente, esta había fallecido unas semanas antes, y su tumba se encontraba muy cerca del lugar donde aquel día aparcaron el automóvil, además, al parecer, la madre de Mabel costumbraba a sentarse en el mismo lugar en el que aparecía la figura fantasmal.

“Fue increíble. Yo la reconocí de inmediato”, explicó Mabel. “Pero lo más extraordinario es que mi madre tenía la costumbre de sentarse en la parte de atrás del coche, justo en ese lugar cuando iba con James, ya que así podía hablarle mientras conducía.”

La fotografía causó de inmediato un gran revuelo entre los residentes de Ipswich. Los más escépticos señalaron que la figura fantasmal en el asiento de atrás era un efecto del Sol sobre el metal del coche, una posible señal de una doble exposición. Pero para los expertos en lo paranormal, los “ojos brillantes” indicaban que se trataba de una presencia fantasmal real en el proceso de materialización o desmaterialización.

fantasma-ipswich-fotografias-aterradoras

¿Realidad? ¿Efecto óptico? En el fondo da igual, sea lo que sea lo que aparece en la foto, el “Fantasma de Ipswich” sigue, y seguirá siendo, parte importante en la historia del mundo de lo desconocido.

Fran González

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: