EL EXTRAÑO SER DEL BARRIO DE CAPUCHINOS

1421169749408

Ubicación:Calle Alta Nº 23, Barriada de Capuchinos (Málaga).

Un suceso que aconteció hace más de 40 años en el humilde barrio obrero de Capuchinos dejó a los malagueños aterrorizados durante semanas.

descarga

 

Todo empezó un caluroso día de finales de verano de 1968. La testigo Trinidad Gomez estaba terminando de cocinar sobre las 12 del mediodía cuando su vecina le pidió que cuidara un rato de su hija. La pequeña acompañó a Trinidad al patio para tender la colada y se quedó allí. Trinidad volvió a la cocina y notó algo extraño. De repente olía como a podrido y tuvo la sensación de que no estaba sola, pensó que podría ser la niña pero cuando se dio la vuelta vio en un rincón un extraño ser de un metro de estatura acurrucado. No pudo evitar el grito que salió de su garganta y de pronto este ser se puso en pie y doblaba la estatura. Era como una especie de mono gigantesco, muy alto, con la cabeza desproporcionada al cuerpo, ojos saltones y brillantes, los brazos eran más largos que el cuerpo y tenía todo el cuerpo cubierto de pelo de color marrón. Trinidad salió despavorida de la cocina, cuando este ser intentó atacarla. Pensó en la niña y si esa cosa le habría hecho daño.

A los gritos de Trinidad acudió Jose Santana, guardia urbano y vecino, que se la topó e intentó que le explicara lo que le ocurría. Ella no podía reaccionar, solo gritaba y decía que en su cocina había un monstruo que intentó atacarla. Jose la hizo pasar a su casa y  decidió investigar lo que estaba sucediendo. Bajó hasta la casa de Trinidad, entró a la cocina y vio espantado como un ser gigantesco saltó la tapia del patio sin ninguna dificultad y se perdía entre los tejados de las casas del resto de vecinos.

Varias mujeres llamaron a la policía que se personó en el lugar de los hechos y tomó declaración a Trinidad y a Jose. Las autoridades se percataron del estado de Trinidad que acabó en un centro sanitario por una crisis emocional. Dolores Salazar fue, junto con las 14 familias que vivían en el barrio, testigo de lo sucedido a Trinidad.  «La tuvieron que llevar al hospital, estaba fuera de si con los ojos desorientados y muy pálida. Antes de caer en una especie de trance, no dejaba de gritar y gritar, estaba aterrorizada«.

La prensa no tardo en hacerse eco de estemisteriosohecho y sondear opiniones y emociones entre el vecindario. La primera publicación fue hecha por el diario El Pueblo. La llegada de curiosos a la barriada de Capuchinos creció de una forma incesante durante los siguientes días. Todos queanver al «ESPANTO DE CAPUCHINOS«(fue el nombre que le pusieron a este extraño ser). Aunque para algunos aquellos días fueron una pesadilla. Ya quedan pocas familias viviendo en esa barriada y recuerdan lo sucedido con miedo. Fueron días de incertidumbre, terror y angustia.

La policía dio carpetazo, como a todo fenómeno extraño o paranormal, a este caso diciendo que fue un mono que se escapó del circo que había llegado a Málaga. Cosa que no fue así ya que el encargado del mantenimiento de los animales de dicho circo confirmó que no se escapo ni un mono ni ningún otro animal.

¿Qué ser fue el que vio Trinidad aquel verano del 68? ¿Podría ser algo de otro mundo?

alamedacapuchinos

 La realidad es que entre finales de 1968 y principios 1970 se produjeron casos como este, no solo en Málaga sino en diferentes puntos de España y describían a un ser con similares características al «ESPANTO DE CAPUCHINOS».

El caso de Capuchinos sigue abierto para los amantes del misterio y de lo paranormal.

 Fuente de información: Podcast Limites de la Realidad. Entrevista Francisco Contreras Gil. Página Leyendas y Fábulas.

 

 

 

También te podría gustar...