El exorcismo de Marta

El Padre Fortea que es el mayor exorcista de España y una autoridad mundial en el tema de exorcismos, durante una conferencia que hizo en México, dio a entender que recién en el 2008, el caso parecía que estaba solucionado.

fortea

Marta empezó a tener síntomas antes del 2001, estuvo ingresada en la UCI, pues se le volteaban los ojos, tenía convulsiones… pero todo ello no daba indicios de que pudiese estar poseída. Su madre durante esos días, no pudo hacer más que rezar.

Una vez dan de alta a Marta, pues parecía que todo estaba  bien, ella y su madre regresan a casa. Ahí, es donde su madre empieza a experimentar sensaciones raras, como crujidos en la casa que no tenían explicación. Además, Marta empieza a expresar cierta repulsión sobre las cosas religiosas como crucifijos, rosarios…

Pero un día, su madre comprobó a lo que se enfrentaban cuando vé como su hija mueve la cabeza como si estuviera en trance, de golpe se queda quieta y el sillón en el cual estaba sentada, se levantó un palmo del suelo.

Una vez llegados a ese punto, su madre decide buscar un exorcista para su hija… Pero se encuentra con negativas, se les dice que se busquen un psiquiatra… su madre ya no sabe a quien recurrir, incluso la propia Marta pide ayuda y un jesuita se la niega y la echa de la iglesia.

Un día parecia que se les abría una puerta, pues cuando estuvieron en su iglesia y hablaron con un sacerdote al cual veian por primera vez, Marta fue arrebatada por una fuerza demoníaca y se empezó a revolver ante el crucifijo que habia en el altar. El sacerdote, ante aquello, habló con el obispo para que trajeran a un exorcista.

Pero parece que era un inexperto enese campo, pues según cuenta el Padre Fortea, cuando Marta gritaba ante las oraciones del sacerdote, éste paraba, cuando rezulta que eso jamás se puede hacer, si no al contrario. Este sacerdote tuvo que dejar el exorcismo porque se acabó enfermando y estuvo así varios meses.

Hemos de decir, que ante todo lo ocurrido, ellas seguían haciendo vida normal, es decir, Marta se dedicaba a sus estudios y su madre al trabajo, ni siquiera lo contaron a familiares.

Su madre, ya sumida en desesperación, llamó a todas y cada una de las diócesis, pero de nuevo solo consiguió negativas y que fuesen al psiquiatra.

Pero misterios de la vida, se enteraron del Padre Fortea y el decidió reunirse con ellas.

Prometo hacer un segundo artículo sobre este caso pero permitirme las preguntas y a ver que opináis sobre ello.

Por qué esa negativa sobre los exorcismos? Por qué ni escucharlas y enviarlas directamente al psiquiatra? Así es como cuidan a sus feligreses?

 “Si a las tres horas de exorcismo el demonio no sale del cuerpo del poseído, hay que dejarlo para otro día” – Padre Fortea

Natalia Tudela

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*