Ten cuidado con lo que piensas

Se podría decir que lo que pensamos, en lo que nos detenemos, a lo que le prestamos atención, tiene un tremendo impacto en nuestro comportamiento. Nos convertimos en lo que pensamos la mayor parte del tiempo.Ten cuidado con lo que piensas

Victor Frank

El hombre en busca de sentido de Victor Frankl. Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco. También fue un sobreviviente del Holocausto. El libro documenta su experiencia en los campos de concentración nazis, que lo llevaron a encontrar el sentido de la vida en todas sus formas de existencia. El libro contiene su ahora famosa declaración: «Todo se le puede quitar a un hombre menos una cosa: la última de las libertades humanas: elegir la actitud de uno en cualquier conjunto dado de circunstancias, elegir su propio camino».

Nuestros pensamientos captados por las células

El mismo libro dice: “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación”, dijo, “estamos desafiados a cambiarnos a nosotros mismos”.

Oración de la Serenidad

Es muy similar a la famosa oración de Reinhold Niebuhr, conocida como La Oración de la Serenidad: “Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar las cosas que puedo, y la sabiduría para saber la diferencia.»

Las palabras de Frankl son un canal hacia la libertad, dándonos el poder para escapar del cautiverio de nuestra negatividad. Sus palabras nos desafían y nos consuelan. Podemos elegir nuestra actitud en cualquier situación en la que nos encontremos.

El apóstol Pablo sabía un par de cosas acerca de estar encarcelado. En más de una ocasión, sus oponentes lo golpearon a una pulgada de su vida. En una carta a los cristianos en Filipos, probablemente mientras estaba en una prisión romana, Pablo reflexionó sobre cómo sus pensamientos afectaron su comportamiento: “He aprendido a contentarme con lo que tengo”, escribió. “Sé vivir con casi nada o con todo. He aprendido el secreto de vivir en toda situación, ya sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o poco” (Filipenses 4:12).

¿Y dónde encontró él esa satisfacción? “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, les dijo.

Cambio en forma de pensar

Cambiando su forma de pensar, y eso había cambiado el curso de su vida, resultando en libertad y satisfacción. Dijo esa verdad a la iglesia en Roma: “Dejen que Dios los transforme en una nueva persona cambiando su forma de pensar”, les amonestó. “Entonces aprenderéis a conocer la voluntad de Dios para con vosotros, que es buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

Cuando te despiertes mañana por la mañana, tus dolores, heridas, desafíos y batallas no serán exactamente como los míos. Y sus alegrías, deleites y victorias también variarán de las mías.

Pero, independientemente de quién seas y dónde te encuentres, ambos tenemos una cosa en común: la libertad de elegir nuestra actitud.

Incluso si está atado por la adicción, confinado en una celda acolchada u oprimido por otra persona, al menos puede elegir su actitud.

La única pregunta es, ¿qué actitud elegiremos? ¿Qué tal si elegimos los correctos, un momento a la vez, y esperamos pacientemente los resultados positivos?

No hay que basarse solo en la religión . Es una actitud vital la que nos guiará por los senderos de nuestro devenir. Trata de elegir los pensamientos buenos que te llevaran indefectiblemente hacía destinos más placenteros que si eliges aquellos que te llevaran al padecimiento.

Hay que tener cuidado con las oraciones tóxicas ya que la bestia te puede acabar dominando.

RedaccionNdM

Egregores. Pensamientos que se hacen realidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: