Superviviente del Triangulo de las Bermudas

Se cuentan muchas historias de un lugar que con solo pronunciar su nombre induce al misterio. Hablamos  del Triangulo de las Bermudas y un superviviente del mismo. El avión protagonista fue un monoplano Beechcraft Bonanza. El misterio del Superviviente del Triangulo de las Bermudas

Datos del viaje

Era el 4 de diciembre de 1970. El piloto se llamaba Bruce Gernon. El avión tenía dos pasajeros a bordo. Su padre y su socio. Despegaron de la isla Andros en las Bahamas y se dirigieron hacia el noreste con destino a la costa de Florida.
el avión se hallaba justo dentro del temido Triángulo de las Bermudas. Bruce había hecho este viaje decenas de veces en el pasado. El viaje solía llevarle cerca de una hora y media sin ningún fenómeno misterioso
involucrado.
El avión despegó y comenzó a ganar altura.  Las cosas extrañas comenzaron a pasar desde el inicio de la travesía. A una altura aproximada de unos 300 metros, según comentó el propio Bruce, vio una pequeña nube. Más adelante dicha nube no paraba de crecer y no era solo porque el avión estuviera acercándose. Realmente estaba haciéndose inmensa. A Bruce no le quedo más remedio que atravesarla y salió del otro lado sin problemas.

Prosiguen los hechos

Otra nube misteriosa apareció ganando altura. A los 3500 metros la nueva nube era enorme y Bruce no tuvo más remedio que atravesarla.
En ese momento todo alrededor del avión se volvió oscuro como la noche. No llegaba ni un rayo de sol. No era una nube de tormenta y tampoco estaba lloviendo. Comenzaba a preocuparle lo que estaba pasando a su alrededor.
Lo mas extraño llego cuando vio destellos de luz blanca. Aparecían y desaparecían rápidamente como relámpagos. Bruce sabía que no eran relámpagos.
Pongámonos en situación con los destellos alrededor volando otros 30 minutos más cuando se dio cuenta de que ésta era la misma nube que había atravesado al inicio del viaje. Pero ahora la nube era cilíndrica y el avión estaba volando por el centro.
Tenía un ancho de alrededor de 15 kilómetros según estimo el propio Bruce y parecía no tener fin. Pensó que no lograría escapar de esa trampa pero un minuto después vio la luz al final de la nube cilíndrica. En todo momento mantuvo la dirección.

¿Solo un susto?

Estaba a punto de escapar de la pesadilla pero de pronto más fenómenos inexplicables. Por un lado las paredes del túnel de nube comenzaron a volverse más estrechas. Era como si estuvieran cerrándose en torno al avión. Por si ello fuera poco los instrumentos de navegación se volvieron locos. La brújula giraba en sentido contrario, algo imposible. Los dispositivos electrónicos se habían descompuesto. Era como si el avión estuviera siendo manipulado por algo.
Bruce afirmo que era como si  estuviera moviéndose dentro de una especie de corriente. Todos los intentos de bruce de tomar el control no sirvieron de nada. Siguió volando a través del túnel decidido a salir de esa cosa y
las paredes seguían cerrándose más y más.
Era como una especie de vórtice. El tiempo se acababa tenía que escapar de ese lugar. Según calculo,  los 20 segundos que siguieron fueron los más intensos de su vida pero entonces salió de ese extraño fenómeno a
toda velocidad.
Según describió Bruce sintió como si no tuviera peso cuando estaba dentro de la nube. Se dispersaron las nubes y Bruce creía que todo había acabado pero el avión se encontraba en medio de una neblina gris.

Fin de la pesadilla.

Los tres hombres soltaron un gran suspiro de alivio. Bruce tomó la radio de inmediato y llamó a la torre de control para determinar su ubicación. Cuando el controlador miró la pantalla verde su expresión se transformó.
El avión de Bruce no aparecía en el radar. Era como si fuera invisible.  Pero luego le informó que ya se encontraba en el espacio aéreo de Miami.
Los tres ocupantes del  Beechcraft Bonanza quedaron conmocionados frente a esa información. No podía ser cierto. Se suponía que la distancia que el Beechcraft debería haber recorrido era de unos 400 kilómetros.  Bruce cuenta que el viaje entero normalmente tomaba unos 90 minutos pero esta vez había tardado 47 minutos en llegar a su destino.
Este modelo de avión podía viajar a una velocidad punta de unos 290 kilómetros por hora.
Bruce quedó aún más confundido cuando se dio cuenta que el avión no había gastado todo el combustible que debía utilizarse para dicho viaje.
No podía haberse equivocado. Era un piloto muy experimentado con poco más de 20 años ya contaba con 600 horas de vuelo.

Teorías

Finalmente Bruce elaboró su propia teoría y hasta escribió un libro sobre el tema. Pensaba que todo se debía a esta niebla eléctrica con destellos blancos.
Sin embargo otros teorizaron que la energía oscura fue la responsable de este salto temporal. Dijeron que si la misma energía oscura que produjo la expansión del universo esta energía podría haber curvado el espacio-tiempo como un agujero negro formando así ese extraño túnel.
Bruce dio con él por accidente y tuvo suerte de haber escapado con vida.
Sin embargo está lejos de ser el incidente más sorprendente de la región. Hay que recordar el incidente de 1945 que relataremos en otro artículo.
¿Qué opinas de la historia del Superviviente del Triangulo de las Bermudas? ¿Cuál es tu teoría?
RedaccionNdM

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: