Narradores del Misterio

SANTIFICACIÓN EN LA IGLÉSIA CATÓLICA

En el proceso de beatificación de un Santo en la religión católica han de seguirse unos pasos que llevarán finalmente a la consideración de Santo a la persona propuesta. Hay que distinguir , en primer lugar, entre canonización y beatificación.En una canonización, es el prefecto de la Congregación para las causas de los Santos , como representante de la Iglesia quien pide que se declare santo a la persona en cuestión. Mientras, una beatificación se hace a título personal de la diócesis cercana al encausado.

Como llegar a ser Santos Católicos .

Teniendo en cuenta lo anteriormente citado , el proceso de documentar la vida y las virtudes de un hombre o una mujer santos no puede comenzar hasta 5 años después de la muerte. Esto asegura que la persona tenga una reputación duradera de santidad entre los fieles ya que puede ser renunciado por el Sumo Pontífice.

Después de que hayan transcurrido los cinco años, o antes, si se renuncia a todo o parte del período, el Obispo de la diócesis en el que murió la persona puede solicitar a la Santa Sede que permita la inicialización de una Causa para la beatificación y canonización. Si no hay objeciones por parte de los Dicasterios romanos, en particular la Congregación para la Doctrina de la Fe, el permiso, o nihil obstat (nada se interpone en el camino), se comunica al Obispo iniciador.

El obispo de la diócesis en la que murió la persona cuya beatificación se solicita, es responsable de comenzar la investigación. El grupo promotor (‘Actor Causae’): diócesis, parroquia, congregación religiosa, asociación, solicita al obispo a través del postulador la apertura de la investigación. El obispo, una vez que se obtiene la ‘nulla osta’ de la Santa Sede, forma un tribunal diocesano para este propósito. Se llama a los testigos ante el tribunal para relatar hechos concretos sobre el ejercicio de las virtudes cristianas consideradas heroica, las virtudes teológicas: fe, esperanza y caridad, y las virtudes cardinales: prudencia, justicia, templanza y fortaleza, y otras específicas de su Estado en la vida.

Una vez que finaliza la investigación diocesana, los actos y la documentación se transfieren a la Congregación para las Causas de los Santos. La copia pública utilizada para trabajos adicionales se elabora aquí. El postulador, residente en Roma, sigue la preparación de la «Positio», o resumen de la documentación que demuestra el heroico ejercicio de la virtud, bajo la dirección de un relator de la Congregación. Si su juicio es favorable, el prefecto de la congregación presenta los resultados de todo el curso del curso. Causar al Santo Padre, quien da su aprobación y autoriza a la congregación a redactar el decreto relativo, y sigue la lectura pública y la promulgación del decreto.
Para la beatificación de un confesor es necesario un milagro atribuido al Siervo de Dios, verificado después de su muerte. El milagro requerido debe probarse mediante la investigación canónica apropiada, siguiendo un procedimiento análogo al de las virtudes heroicas. Éste también se concluye con el decreto relativo. Una vez que los dos decretos son promulgados (en relación con las virtudes heroicas y el milagro), el Santo Padre decide sobre la beatificación, que es la concesión de la adoración pública, limitada a una esfera particular.

Con la beatificación el candidato recibe el título de Beato.

Para la canonización se necesita otro milagro, que se atribuye a la intercesión del Beato y que se produjo después de su beatificación. Los métodos para determinar el milagro afirmado son los mismos que se siguieron para la beatificación. en la Iglesia Universal. La infalibilidad pontificia está involucrada. Con la canonización, el Beato adquiere el título de Santo «. Una vez que una persona es santa, se la recomienda a toda la iglesia católica para que la veneren. Algunos santos son seleccionados como santos patronos, protectores especiales o guardianes de ocupaciones particulares, enfermedades, iglesias, países o causas. Por ejemplo, el Papa planea nombrar a un santo patrono de los usuarios de Internet y los programadores de computadoras. Se están considerando varios santos, pero el candidato principal es San Isidoro de Sevilla, a quien se le atribuye la redacción de la primera enciclopedia del mundo.

En definitiva un proceso que puede parecer muy complicado pero que a que la Iglésia hace con la mayor de las normalidades ya que es uno de los momentos cumbres de la vida de la misma. Se puede decir que hay un total de 6599 santos con algún proceso formal, incluyendo beatificaciones y confirmaciones de culto, y un total de unos 19.200 santos en el santoral católico. El número de santos de canonización no formal entran casi todos los más importantes del calendario: la Virgen, los apóstoles, los padres de la Iglesia, y un larguísimo etcétera no han sido nunca canonizados sino que su veneración nos viene exclusivamente por tradición.

 

 

Salir de la versión móvil