Roswell mexicano

El llamado ‘Roswell mexicano, ocurrió en la población de Coyame, Chihuahua en México, ubicada a unos 90 kilómetros de la frontera con los Estados Unidos. Para los seguidores del fenómeno Ovni, este es otro de los lugares donde ocurrieron extraños sucesos y que refuerzan las teorías de sus seguidores.

El avistamiento

La noche del 25 de agosto de 1974, los radares de defensa aérea de los Estados Unidos, detectaron un objeto desconocido que se desplazaba en una zona desértica próxima al Golfo de México, el cual se acercaba a gran velocidad, unos 4.000 km/h. Lo que les hizo pensar que se trataba de un meteorito, pero conforme veían los movimientos de descenso que tenía, esa idea quedó descartada, entonces entendieron que se trataba de un Ovni.

Parecía que entraría en territorio estadounidense, por la zona de Corpus Christi, pero de forma repentina cambio de dirección y se adentró en territorio mexicano. Se movía cerca de la frontera, por la zona desértica de Coyame.

Al mismo tiempo, en dirección contraria, los radares detectaron una pequeña avioneta civil, proveniente de El Paso, Texas, de pronto ambos desaparecieron del radar. El oficial a cargo, informó inmediatamente a sus superiores, quienes tomaron una mala decisión.

Los sucesos

El gobierno mexicano envió un equipo de búsqueda de la avioneta y sus tripulantes, los estadounidenses decidieron quedarse a escuchar lo que ocurría. Los militares estadounidenses, se ofrecen a colaborar con las labores de búsqueda y recuperación, pero la ayuda fue rechazada. Pero no pensaban quedarse sin hacer nada, así que enviaron 4 helicópteros Huey y 15 hombres para la recuperación, se dirigieron a Coyame sin autorización del gobierno mexicano.

Cuando el equipo de recuperación estadounidense llegó a la zona, se encontraron un objeto metálico con forma discoidal, en el que se podía distinguir un impacto frontal y la fractura era muy notoria. Además de los restos de la pequeña avioneta calcinados, lo más sorprendente era que a unos metros vieron un Jeep color verde olivo, que visiblemente era correspondiente al ejército mexicano, en el que había 4 militares muertos, aún con sus armas, sus rostros mostraban signos de asfixia. No había signos de lucha o de que hubieran utilizado sus armas para defenderse.

El equipo de recuperación, analizó la zona, a los militares y los restos del objeto. Decidieron que lo trasladarían, suspendiéndolo con cuatro tirantes con ganchos a uno de los helicópteros, hasta unos 15 kilómetros los esperaba un convoy, que se encargaría de trasladarlo por tierra hasta Right Patterson. Hasta la fecha, el destino del objeto es todo un enigma, el gobierno estadounidense niega cualquier relación con lo ocurrido.

Por otra parte el gobierno mexicano, niega la muerte de los cuatro militares, niegan cualquier suceso en la zona. Aunque existen pruebas en las comunicaciones y los reportes de radio existentes en la época, se encuentran en el archivo general de transmisiones del ejército.

Existe otra teoría sobre la muerte de los 4 militares. La teoría es que el equipo de recuperación al llegar al lugar sin invitación, ni trámite legal, al verlos llegar, los neutralizaron y aniquilaron. Cuando llegaron los refuerzos del ejército mexicano, únicamente encontraron a sus compañeros muertos y los restos de la avioneta.

¿El plan que parecía perfecto?

Los militares estadounidenses, pensaban que tenían el plan perfecto para hacerse con el objeto sin objeciones. Pero no contaban con que el equipo de recuperación, no conocía la zona, cerca de la zona del accidente, se encuentra el poblado de Coyame. Los habitantes del mismo vieron a los helicópteros con bandera estadounidense llegar al lugar y llevarse el objeto con uno de los helicópteros.

Los habitantes de Coyame empezaron a contar todo lo que vieron, el gobierno estadounidense quedó al descubierto y lo único que pudieron hacer fue ocultar todos los detalles del incidente y ordenar al gobierno mexicano a ocultar lo ocurrido, ambos gobiernos borraron todos los registros y desaparecieron cualquier evidencia.

¿Es Coyame el Roswell mexicano?

Redacción NDM

También te podría gustar...

Deja un comentario