Reencarnación y ciencia

Aunque la reencarnación parece convencional para los más de 1250 millones de practicantes del hinduismo y el budismo, no es ampliamente aceptada por quienes no pertenecen a la religión oriental. El escepticismo occidental sobre la reencarnación está ligado al enfoque de las religiones monoteístas en una sola vida, una sola alma y un Dios activo que no depende de la ley kármica. Y con los creyentes esporádicos que anuncian que son Cleopatra o reencarnados, no sorprende que muchas personas sigan siendo extremadamente escépticas sobre la capacidad del alma para regresar repetidamente. Reencarnación y ciencia una mezcla explosiva.

Psiquiatría

Sin embargo, este escepticismo general no ha impedido que los investigadores exploren el potencial de la reencarnación. El Dr. Ian Stevenson, un psiquiatra académico, dirigió el estudio de la reencarnación en los Estados Unidos hasta su muerte en 2007. Stevenson fundó la División de Estudios de la Personalidad del departamento de psiquiatría y ciencias neuroconductuales de la Universidad de Virginia. El laboratorio, que luego se conoció como la División de Estudios de Percepción, se enfoca en examinar a los niños que recuerdan vidas anteriores. También en apariciones y comunicaciones posteriores a la muerte, extracorporales y visiones en el lecho de muerte.

Stevenson, quien a menudo llamó a la reencarnación la «supervivencia de la personalidad después de la muerte», vio la existencia de vidas pasadas como una posible explicación de las diferencias en la condición humana [fuente: ]. Él creía que las experiencias pasadas más la genética y el medio ambiente podrían ayudar a dilucidar la disforia de género, las fobias y otros rasgos de personalidad inexplicables.

Estudio con niños

Los estudios de reencarnación de Stevenson se centraron en niños pequeños. Generalmente entre las edades de 2 y 5 años. Tenían fobias inexplicables o recuerdos detallados sobre una vida anterior. Stevenson intentaría corroborar los hechos que presentó el niño con los detalles de la vida de una persona fallecida. A veces establecía sorprendentes conexiones entre los recuerdos y las vidas. Un niño libanés estudiado por Stevenson no solo sabía dónde había atado a su un extraño fallecido. También que el hombre había estado en cuarentena en su habitación, un hecho que la familia atribuyó a su tuberculosis pulmonar.

Stevenson estudió 2500 casos a lo largo de unas cuatro décadas y publicó libros y artículos técnicos. Afirmó que simplemente quería sugerir que la reencarnación era plausible, no probarlo absolutamente. A pesar de la advertencia de Stevenson, su trabajo fue rechazado en gran medida por la comunidad científica. El potencial para unir dos vidas con coincidencias en lugar de hechos y la incapacidad de realizar experimentos de control abrieron su investigación a la crítica.

¿Qué opinas de esta combinación entre reencarnación y ciencia?

RedaccionNdM

Regresión y reencarnación

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: