DETECTAR EL MAL DE OJO

La «maldición» del mal de Ojo es una de las creencias más antiguas y conocidas alrededor del mundo. La superstición del mal de ojo sostiene que el aspecto malicioso es lo suficientemente fuerte o poderoso como para provocar un desastre real para la desafortunada persona que lo padece.
Una de las evidencias más antiguas de las que se tiene constancia sobre este tema, data de la antigua Roma y Grecia. De hecho, se pensaba que cualquier enfermedad que no tuviera una causa obvia inmediata era resultado sine qua non del mal de Ojo.
En el libro 26 de Shahih Muslim, el profeta Mahoma advierte sobre los peligros del mal de ojo y dice que uno debe tomar un baño para contrarrestar los efectos del poder del mal de ojo. Al igual que en la Grecia clásica y la antigua Roma, la cultura islámica sostiene que los elogios excesivos provocarán los efectos nocivos del mal de ojo.
Por lo tanto, en lugar de alabar a un niño adorable, se supone que uno debe decir que «Dios te bendiga»a todos los elogios hacia el niño, o el riesgo de poner en peligro su vida es grande. Los judíos ashkenazis también creen que los elogios excesivos causan una vulnerabilidad al mal de ojo, y repetirán una frase en yiddish, «¡Keyn aynhoreh!» Que significa «sin mal de ojo» para protegerse contra ella. Mas informacion en maldeojo.info

El hinduismo predica que el ojo es el punto más poderoso del que el cuerpo puede emitir energía. Por eso temen que incluso un «elogio de admiración» pueda causar mala suerte, pues dicen que hasta esto puede hacer que el suministro de leche de las vacas se seque. Además afirman que los tiempos de cambio en la vida; como son la pubertad, el matrimonio o el parto, resultan los más vulnerables a la amenaza del mal de ojo.

Hoy en día la creencia del mal de ojo sigue siendo una de las más extendidas, con la variante de que actualmente se clasifica en dos tipos: voluntario e involuntario. En el mal de ojo voluntario se transmite rápidamente energía negativa a la persona que lo padece por parte de alguien que le tiene envidia o celos, pues se desea el fracaso de la persona «odiada»; mientras que en el caso del mal de ojo involuntario, esta energía pasaría a la otra persona de forma incosciente.

¿Cómo saber si se padece el mal de ojo?

También te podría gustar...

Deja un comentario