¿QUE ES Y COMO DETECTAR EL MAL DE OJO?

La “maldición” del mal de Ojo es una de las creencias más antiguas y conocidas alrededor del mundo. La superstición del mal de ojo sostiene que el aspecto malicioso es lo suficientemente fuerte o poderoso como para provocar un desastre real para la desafortunada persona que lo padece.
Una de las evidencias más antiguas de las que se tiene constancia sobre este tema, data de la antigua Roma y Grecia. De hecho, se pensaba que cualquier enfermedad que no tuviera una causa obvia inmediata era resultado sine qua non del mal de Ojo.
En el libro 26 de Shahih Muslim, el profeta Mahoma advierte sobre los peligros del mal de ojo y dice que uno debe tomar un baño para contrarrestar los efectos del poder del mal de ojo. Al igual que en la Grecia clásica y la antigua Roma, la cultura islámica sostiene que los elogios excesivos provocarán los efectos nocivos del mal de ojo.
Por lo tanto, en lugar de alabar a un niño adorable, se supone que uno debe decir que “Dios te bendiga”a todos los elogios hacia el niño, o el riesgo de poner en peligro su vida es grande. Los judíos ashkenazis también creen que los elogios excesivos causan una vulnerabilidad al mal de ojo, y repetirán una frase en yiddish, “¡Keyn aynhoreh!” Que significa “sin mal de ojo” para protegerse contra ella. Mas informacion en maldeojo.info

El hinduismo predica que el ojo es el punto más poderoso del que el cuerpo puede emitir energía. Por eso temen que incluso un “elogio de admiración” pueda causar mala suerte, pues dicen que hasta esto puede hacer que el suministro de leche de las vacas se seque. Además afirman que los tiempos de cambio en la vida; como son la pubertad, el matrimonio o el parto, resultan los más vulnerables a la amenaza del mal de ojo.

Hoy en día la creencia del mal de ojo sigue siendo una de las más extendidas, con la variante de que actualmente se clasifica en dos tipos: voluntario e involuntario. En el mal de ojo voluntario se transmite rápidamente energía negativa a la persona que lo padece por parte de alguien que le tiene envidia o celos, pues se desea el fracaso de la persona “odiada”; mientras que en el caso del mal de ojo involuntario, esta energía pasaría a la otra persona de forma incosciente.

¿Cómo saber si se padece el mal de ojo?

Tienen que aparecer uno o más de los siguientes síntomas:
– Mareos
– Dolores musculares o cervicales
– Golpes habituales sin motivo aparente
– Mala suerte en el trabajo o amor
– Pereza intensa
– Falta de concentración
– Alteraciones de la actividad sexual
– PEsadillas y sueños negativos recurrentes
– Problemas en el embarazo y/o parto
– Diarreas frecuentes sin razón
– Esterilidad
– Insomnio
– Trastornos en la menstruación
– En bebés llanto incesante, inapetencia, malestar general.
– En casa, si tienes plantas estas se marchitarán, no habrá equilibrio en la energía propia del hogar.
– Tendrás pérdidas repentinas de negocios que ya estaban cerrados, etc.

 

¿Cómo curar el mal de Ojo? Rituales
*Hacer una limpia con huevo. Se basa en frotar un huevo fresco por todo el cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Una vez terminado se vierte el contenido del huevo en un vaso con agua; si la yema está en el fondo y la clara totalmente limpia, es que no hay mal de ojo; mientras que, si aparecen burbujas en el agua alargadas como hilos en la clara, sí hay mal de ojo.
*Agua y aceite de oliva. El fundamento de este ritual consiste en llenar un plato con agua, mojar el dedo corazón de la persona que podría estar afectada en aceite de oliva y dejar caer tres gotas en el plato; si las gotas al caer dentro del agua se mantiene intactas, no hay maleficio, sin embargo, si estas al caer se dispersan, el resultado sería positivo.
*Quemar sal de grano. Se debe preparar un pequeño recipìente de metal o barro, en el cual se echará un poco de alcohol y se le prenderá fuego; conforme este vaya ardiendo la persona que se presuma sufre el mal de ojo tomará puñaditos de la sal de grano y la irá echando al fuego. Si al tirar esta a la llama está se quema de forma muy fuerte y estruendosa, esto indica que la persona tiene mal de ojo.

Mito o realidad, el mal de ojo es y será un mal, una enfermedad, un miedo y/o una vibración energética enigmática entre los cuerpos de la que dificilmente nos hemos olvidado. Al final, las miradas penetrantes siempre están presentes en todos y cada uno de los lugares que frecuentamos para recordárnoslo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*