PROYECTO DE COLONIZACION DE VENUS

A principios de los años 60, los científicos de la extinta URSS consideraron seriamente la construcción de asentamientos humanos en Venus, el planeta más cercano a la Tierra con masa y gravedad similares. La colonizacion de Venus se veía factible. En paralelo los opositores ideológicos se centraron en Marte (gracias a Ray Bradbury, que hizo todo lo posible para popularizar el Planeta Rojo)

Venera-1, el primer dispositivo en la historia de la humanidad en estudiar otros planetas, se lanzó en 1961, un par de meses antes del vuelo de Yuri Gagarin. Utilizando telescopios de la Tierra, no fue posible considerar la superficie del planeta debido a la gruesa capa de nubes, y durante mucho tiempo, los investigadores creyeron que Venus está cubierta por mares y océanos, por lo que la sonda tenía un margen de flotabilidad.

El experimento falló: el dispositivo no pudo alcanzar la meta. Los siguientes lanzamientos también fallaron.

Segundo intento para llegar a Venus.

Fue solo en octubre de 1967 que Venus-4 logró acercarse lo más posible al planeta y transmitir datos que causaron tensión en los científicos: el infierno está ardiendo y toda la atmósfera está compuesta de dióxido de carbono.

Los nuevos dispositivos modernizados, que ya podían descender a la superficie de Venus y contactar con la Tierra, continuaron transmitiendo todo tipo de horrores y no dejaron a la humanidad una oportunidad. El programa de colonización tuvo que ajustarse sobre la marcha: se propuso construir ciudades de aeronaves a 60 km de la superficie del planeta; era a esta altitud que la temperatura y la presión eran similares a las de la Tierra. Al mismo tiempo, en la Oficina Especial de Diseño No. 1, un equipo del ingeniero y cosmonauta Konstantin Feoktistov comenzó a desarrollar un proyecto para una nave espacial de propulsión nuclear capaz de llevar a cabo expediciones interplanetarias de varios años.

Venera 6

Nuevos planes ante los fracasos anteriores.

A lo largo de la década de 1970 Los investigadores soviéticos lograron obtener imágenes de la superficie del planeta y un análisis detallado de su atmósfera y suelo. Esto dio confianza en el éxito del programa. La decepción se produjo en 1978, cuando Venera-11 y Venera-12 registraron cientos de rayos en la atmósfera de Venus. Tres años más tarde, el aparato Venera-14 demostró que a una altitud de 60 km el viento soplaba constantemente tan fuerte que cualquier intento de construir ciudades voladoras estaba condenado al fracaso.

Reconocer que se desperdiciaron veinte años de vida, los científicos de la URSS se negaron. El proyecto Venus se transformó en Vega, una exitosa misión internacional para estudiar no solo Venus, sino también los cometas Halley.

Reorientación espacial.

Tan pronto como los vuelos espaciales dejaron de ser el sueño de románticos desesperados y se hicieron realidad, el liderazgo soviético pensó en una nueva plataforma para las batallas militares.

También te podría gustar...

Deja un comentario