¿Podrían los extraterrestres estar observándonos?

 

El 25 de junio de 2021 debería ser una fecha a marcar en el calendario. Ese dia el Pentágono y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional publicaron su informe sobre fenómenos aéreos no identificados (UAP).  Y si bien el informe no descartó un origen extraterrestre para gran parte de la UAP documentada, se quedó corto en detalles. ¿Podrían los extraterrestres estar observándonos?

Facilmente observable

Pero ya sabemos que nuestro mundo es fácilmente detectable por observadores extrasolares. Un artículo publicado el 23 de junio en Nature muestra que en los últimos 5000 años, 1715 estrellas han estado en la posición celestial correcta para ver una Tierra poblada en tránsito por el sol. No solo eso, habrán 319 más ingresando a este punto óptimo en los próximos 5000 años. Y se sabe que siete de estas estrellas lejanas tienen sus propios exoplanetas en órbita que podrían albergar vida.

Según Jackie Faherty, astrónoma del Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York y coautora del nuevo estudio. “¿Qué mundos pueden encontrarnos? ¿Cuántos de ellos y por cuánto tiempo?

Lisa Kaltenegger, astrónoma de la Universidad de Cornell, se acercó a Faherty con la idea de crear un mapa que mostrara qué estrellas cercanas podrían ver la Tierra en el pasado y en el futuro. «¡Quería hacer mil millones de años!» Kaltenegger dice de la línea de tiempo propuesta. “

Misión Gaia

El conjunto de datos que utilizaron las dos investigadoras provino de la misión Gaia. Se trata de una nave espacial lanzada por la Agencia Espacial Europea en 2013 para contar y rastrear más de mil millones de estrellas a lo largo de la Vía Láctea. Utiliza una técnica de medición de distancia llamada paralaje, que se puede entender simplemente guiñando un ojo, luego el otro y notando cómo los objetos en su campo de visión cambian en proporción a su proximidad a usted. “Tus ojos están separados por una pequeña cantidad de distancia, y esa distancia entre tus ojos es lo que te permite medir la profundidad”, explica Faherty.

Eso es lo que hace Gaia también, excepto que su línea de base es aproximadamente el espacio de la órbita de la Tierra alrededor del sol en lugar del espacio entre los ojos de una persona. Esta línea de base más larga permite que la nave espacial mida con mayor precisión las distancias y los movimientos celestes. Pero al igual que con tus globos oculares,

Solo mirar 10000 años

Ambas expertas se decidieron por un arco temporal de 10.000 años. Se extiende desde hace 5.000 años hasta dentro de 5.000 años. La línea de tiempo es conservadora, dice Faherty, considerando que la Tierra tiene 4550 millones de años .

El componente temporal sigue siendo especialmente significativo. Todo en el espacio se mueve con el tiempo, dice René Heller, astrofísico del Instituto Max Planck para la Investigación de Sistemas Solares en Göttingen, Alemania.

Del conjunto de datos de Gaia, Faherty y Kaltenegger seleccionaron las estrellas dentro de unos 300 años luz de nuestro sol. Se podría decir que son las que están «en nuestro vecindario», dice Faherty. Gracias a Gaia y otros estudios, las investigadoras ya sabían qué tan rápido se mueve cada estrella. Tan secillo como empujar las trayectorias de las estrellas hacia adelante y hacia atrás en el tiempo en un gran mapa virtual.

Ojo de buey en el cielo

Este enfoque les permitió determinar cuándo y dónde entraron, o entrarán, estas estrellas vecinas en la llamada zona de tránsito de la Tierra, o lo que Faherty llama el «ojo de buey en el cielo»: el área donde una estrella puede estar alineada exactamente para vislumbrar nuestro mundo cruzando la cara del sol.

Ese es el mismo método que los astrónomos aquí en la Tierra han usado con gran éxito para encontrar y estudiar miles de mundos alrededor de otras estrellas. Al monitorear una estrella continuamente, los observadores pueden buscar un patrón regular de “atenuación y rebrillo” producido por planetas sombríos que desfilan por la cara de la estrella vista desde nuestro sistema solar.

Este notable método nos dice si hay planetas que rodean una estrella. También permite a los observadores adivinar la composición química del aire del planeta a través de la luz de las estrellas que brilla a través de su atmósfera superior. “Cuando el planeta pasa frente a la estrella, deja una huella espectral, como la llamamos, información sobre su atmósfera a la luz de las estrellas”, dice Heller.

Estudio previo de Heller

Heller y uno de sus colegas crearon un mapa similar en 2016, aunque ese trabajo anterior registró solo 82 estrellas que estarían alineadas en la posición correcta, y no implementó el componente temporal que el conjunto de datos de Gaia permitió que Kaltenegger y Faherty incluyeran en su nuevo papel. “Pensamos si otros podrían buscar planetas en tránsito como lo hacemos nosotros, pero desde una perspectiva extrasolar”, dice Heller sobre su trabajo anterior. “Y algunos de ellos podrían tener la suerte de vernos a los terrícolas transitando frente al sol”. Resulta que el estudio de Kaltenegger y Faherty no es el primero en buscar otros sistemas planetarios que podrían atrapar a la Tierra en tránsito.

Ver la Tierra y el sistema solar desde esta perspectiva invertida es extremadamente valioso, dice Kaltenegger. “Creo que la imagen más impresionante de la historia es la imagen del punto azul pálido que Carl Sagan ayudó a hacer”, añadio. Esa famosa fotografía, capturada por la sonda Voyager 1 más allá de la órbita de Plutón, pudo ver un minúsculo punto de luz (la Tierra) que cuelga en un rayo de sol diagonal contra el oscuro vacío del espacio.

Su color vagamente cian sugiere la presencia de océanos acuosos y nubes  La vista desde la Voyager 1 es un testimonio del hecho escalofriante y emocionante de que, así como podemos vernos a nosotros mismos desde las profundidades interestelares, otros también pueden verlo.

Siete de las estrellas con exoplantetas que podrían albergar vida

Se sabe que siete de las estrellas mapeadas por Kaltenegger y Faherty albergan exoplanetas posiblemente rocosos que se cree que son candidatos aceptables para albergar agua líquida y, por lo tanto, la vida tal como la conocemos en su superficie. Uno de ellos, el mundo llamado Ross 128 b, estuvo en la zona de tránsito de la Tierra durante unos 2.000 años. “Vio” nuestro planeta entre el siglo X a. C. y el siglo X d. C., un período de tiempo que comprende el reinado de Alejandro Magno, la caída de Roma y el cenit de la civilización maya. Pero la vista más conocida aún está por venir y existe alrededor de otra estrella llamada TRAPPIST-1. Esta estrella está rodeada por siete planetas aproximadamente del tamaño de la Tierra. Cuatro están a la distancia correcta de TRAPPIST-1 para sustentar posiblemente la vida, dice Kaltenegger. La estrella y su séquito de mundos entrarán en la zona de tránsito de la Tierra en unos 1.600 años.

Estas estrellas y los sistemas relacionados deberían priorizarse en los esfuerzos actuales y futuros para buscar exoplanetas que puedan albergar no solo vida. Incluso. quizás,  civilizaciones tecnológicas alienígenas, dicen algunos astrónomos.

Dentro de 1600 años

De vuelta en la Tierra, ¿cómo podríamos prepararnos para cuando TRAPPIST-1 entre en nuestra línea de visión dentro de 1600 años, o para cuando lo haga algún exoplaneta? Heller dice que es un ejercicio algo inútil hacer planes del siglo XXXVII con tecnología del siglo XXI. Es posible que la humanidad ni siquiera esté aquí en un futuro tan lejano, una opción que Heller ha considerado caprichosamente por el bien de la imaginación. Podríamos instalar algún tipo de señal o aparato gigante coorbitante que imprimiría su sombra en la luz saliente del sol a lo largo de nuestro planeta, pero permanecería encerrado si alguien presionara un botón una vez al año, dice. El letrero se inflaría una vez que nos fuéramos (o lo hubiésemos olvidado) para mostrar el mensaje «Es bueno no conocerte» a cualquier ser que lo encontrara en nuestra ausencia, bromea.

Faherty dice que espera que este nuevo mapa estelar inspire y abra mentes más allá de orientar las búsquedas de vida extraterrestre, . El proyecto amplió su forma de pensar sobre nuestras posibilidades de encontrarnos con otros mundos, dice. “Tuve una extraña sensación de barcos pasando en la noche [haciendo este trabajo]”, agrega Faherty.

¿Te parece apasionante este cambio de perspectiva? ¿Crees que podrían los extraterrestres estar observándonos?

RedaccionNdM.

Planeta habitable Kepler-1649c

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: