La máscara del doctor

 

Miedo y sufrimiento.

Tan pronto como aparecieron en las calles de Francia médicos de la peste con pico, se convirtieron en sinónimo de sufrimiento y tragedia. La gente común de la época con frecuencia los percibía como los mensajeros de la muerte y los distribuidores del castigo de Dios. Para minimizar su exposición a la enfermedad, los médicos de la peste llevaban largos palos de madera que usaban para examinar a los infectados.

Los palos se utilizaron para controlar el pulso de las personas desafortunadas que colapsaron en las calles y para examinar el deterioro de su piel. Además, muchos médicos de peste utilizaron sus palos para defenderse de las hordas de ciudadanos infectados y desesperados que se les acercaron y les rogaron que detuvieran su dolor insoportable.

Caída de doctores.

Aunque los trajes de los doctores de la peste fueron elaborados y diseñados para evitar que los usuarios contraigan la peste, los doctores de la peste sucumbieron a la enfermedad. Trataron a los infectados con remedios ineficaces. No sabían la verdadera causa de la enfermedad, por lo que sus elaborados atuendos a menudo eran inútiles. La máscara del doctor podría haber evitado muchos estragos

Hay que decir que el Papa Clemente VI, El Papa generoso y progresista concedió la remisión de los pecados a todas las personas que murieron a causa de la peste.

Dado que los estándares de higiene del siglo XVII eran bastante bajos. La peste tiene varios medios de transmisión e infección, incluidas las picaduras de pulgas, mordeduras de ratas, el contacto con alimentos, fluidos y tejidos contaminados, y las gotitas infecciosas en el aire. Los médicos de peste a menudo se enfermaron y perdieron la esperanza.

RedaccionND

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: