Ovnis: Persecución en Bélgica

Ovnis: Persecución en Bélgica

El misterioso caso de lo que se dio en llamar «la invasión de los ovnis de Bélgica» tiene su inicio en noviembre de 1989 en la ciudad de Eupen, cercana a la frontera con Alemania. Unas luces enormes emitían desde el cielo con tres focos enormes apuntando desde arriba hacía el suelo. Había una luz intermitente en medio. Así informaron dos gendarmes, Heinrich Nicoll y Hubert Von Montiginy tras hacer su patrulla de rutina.

La persecución.

Los dos policías no podían dar crédito a lo que estaban viendo. Un gran objeto de forma triangular estaba iluminando un campo cerca de la carretera con tres luces muy brillantes en cada uno de los vértices y una luz rojiza intermitente en el centro.
Tras informar al mando al cargo, los dos policías que habían detenido su vehículo cerca del campo iluminado deciden perseguir el extraño objeto que se retira del campo que había estado iluminando.

Según indican hubo un momento que el objeto paso cerca del alto mando al que habían estado informando que pudo también contemplar la escena. Los dos policías que seguían con prudente distancia al objeto, dijeron notar que podían ser observados por alguien dentro del objeto. Se trataba solo de una percepción. Estuvieron persiguiéndole alrededor de 30 minutos.

Aparece un nuevo objeto.

Tras esperarse unos minutos vieron otro objeto de idéntica forma elevarse desde el suelo y marcharse volando.

A poca distancia dos gendarmes más vieron otro objeto al norte de la ciudad de Eupen. Lo curioso del caso es que esta nave avistada se transformo en una sola luz y desaparecía.

Al final de la ola de avistamientos unos once gendarmes y más de un centenar de testigos habían visto durante toda la noche objetos extraños sobrevolar los poco mas de 25 kilómetros de la ciudad. Todos describian objetos similares sin haber coincidido entre si.

Dos F16 tras un objeto avistado en Bruselas.

Los avistamientos siguieron hasta bien entrado 1990 cuando en el mes de marzo de ese año, una estación de rastreo de la OTAN envió a dos F16 de la fuerza aérea belga a perseguir un objeto que se encontraba en el cielo cerca de Bruselas.
El mayor general De Brouwer indicó que los aviones convencionales no eran rival para la tecnología avanzada que encontraron sus aviones de combate.
Pronto localizaron el objeto pero según se comenta el objeto rápidamente salió de su alcance debido a las altas velocidades alcanzadas. Comentaron que rápidamente acelero a los 1833.48 km/h, por encima de la velocidad del sonido.

A pesar de haber sido registrados por un radar militar, perseguidos por aviones de combate y vistos por miles de testigos, no se ha podido dar una explicación oficial a lo que sucedió a finales de 1989 y mediados de 1991. Más de 400 avistamientos, la mayor oleada de ovnis registrada en Bélgica que aún esta por explicar.

RedaccionND

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario