Nuestros pensamientos captados por las células

Pensamientos captados por las células

 A principios de la década de 1940 Grover Cleveland Baxter que apenas tenía  20 años se unió al ejército estadounidense con un objetivo específico en mente. Lo que quería hacer era estudiar técnicas de interrogatorio,  específicamente hipnosis. Estaba próximo a la invención del polígrafo y a experimentar cosas nunca soñadas con los pensamientos como protagonistas.

El polígrafo

A los pocos años de unirse Baxter estaba enseñando a sus superiores cómo usar la hipnosis y cómo evitar que se usa en ellos revelando cosas en las que nunca habían pensado. Fue en ese momento que Baxter llamó la atención de la CIA.

 Con sólo 24 años comenzó a trabajar con ellos en técnicas de interrogatorio de alto nivel. Fundó el primer programa de detección de mentiras de la agencia que introdujo métodos de polígrafo que todavía se utilizan hoy en día. De hecho se volvió tan experto con un polígrafo que en 1951 aún sin cumplir los 30 años había superado a la CIA. Dejó la agencia y fundó su propia compañía de polígrafo donde actuó como consultor del sector privado para casi todas las agencias gubernamentales

Detector em las plantas

Todo esto sólo sirvió como precursor del momento que cambiaría la vida de Baxter para siempre. Era el 2 de febrero de 1966 y Baxter había estado despierto toda la noche trabajando en su última innovación de polígrafo decidió tomarse un descanso y aligerar el estado de ánimo. Comenzó a conectar un detector de mentiras a una planta del escritorio frente a él que su secretaria había traído unas semanas antes.

La forma en que funcionan los detectores de mentiras es midiendo el pulso la frecuencia respiratoria y la transpiración. Los niveles de una persona se disparan cuando está bajo estrés como cuando se dice una mentira.

Baxter se dio cuenta de que iba a tener que encontrar una manera de inducir un nivel similar de estrés en la planta. Pensó  lo que voy a hacer es quemar esa hoja.  Justo cuando el pensamiento cruzó por su mente sucedió algo impactante.

El polígrafo registró un pico notable como describió Baxter.

Baxter se apresuró a ir a otra habitación para agarrar una caja de cerillas. Cuando regresó las lecturas de la planta seguían aumentando salvajemente

Imagen mental

Continúo su experimento y Baxter tuvo una idea. Devolvió las cerillas a la otra habitación y efectivamente cuando regresó las lecturas se habían calmado.

La línea del polígrafo estaba en silencio. Lo único a lo que podría haber estado reaccionando concluyó Baxter fue la imagen mental.   Parecía que de alguna manera la planta había podido leer su intención. A partir de ese momento Baxter cambió todo su enfoque para examinar este fenómeno.

Realizó prueba tras prueba en numerosas plantas. Lechugas, naranjas, cebollas etc. La prueba sólo confirmó lo que el teorizo en primer lugar.  Las plantas estaban reaccionando a los pensamientos de quienes las rodeaban.

Baxter publicó sus hallazgos en la revista de parapsicología en 1968,  introduciendo en el trabajo un término completamente nuevo, percepción primaria

Percepción primaria

Según Baxter este concepto de precepción primaria se refería a la sintonía fundamental entre los seres vivos,  que el tejido vivo hasta el nivel de las células individuales tenía la capacidad de sentir eventos y emociones a su alrededor.

Como era de esperar sus hallazgos causaron revuelo convirtiendo a Baxter en una especie de icono de la cultura pop. Fue entrevistado por Johnny Carson y David Frost.

Leonard Nimoy hizo un especial de televisión sobre él y se escribió un libro titulado la vida secreta de las plantas sobre su trabajo.

Estudio de las células

Pero Baxter lejos de disfrutar del centro de atención ya había seguido adelante expandiendo su teoría. Sabía lo que tenía que hacer.  Era hora de pasar a las células humanas.

Organizó estudios en los que tomó glóbulos blancos de la boca de una persona y los conectó a una versión de un polígrafo. Sorprendentemente Baxter descubrió que las células respondían electro-químicamente a los estados emocionales de las personas objeto de estudio.

A un veterano de Pearl Habrbour, le mostró un documental sobre ataques aéreos japoneses por ejemplo.

Cada una de estas cosas provocó un aumento en las lecturas de las células muestreadas. Al parecer,  al igual que con las plantas y otras cosas las células podían sentir los eventos y las emociones que sucedían a su alrededor.

Asombro tras asombro

Las células estaban en efecto escuchando. Este concepto no fue la base de trabajo de Bruce Lipton que era profesor en la escuela de medicina de la universidad de Wisconsin. Un biólogo celular que había ganado premios en la década de 1970  por una técnica de trasplante experimental que se emplearía como una forma novedosa de ingeniería genética.

Como tal Lipton en 1982 logró un avance en la investigación tan dramático que cambió la dirección de su carrera y mientras realizaba una investigación sobre las células. Lipton descubrió que la membrana externa de una célula era un homólogo orgánico de un chip de computadora que es el equivalente a un cerebro que se comunica con el entorno que lo rodea.

En otras palabras las células realmente estaban escuchando tal como lo había propuesto Baxter durante los años 80 y principios de los 90.

Células madre

Lipton realizó numerosos experimentos para estudiar cómo esta membrana interactuaba con el entorno que la rodeaba y cómo este entorno afectaba el comportamiento y la fisiología de la célula.

Describió uno de estos experimentos en detalle. Las células madre pueden convertirse en cualquier tejido del cuerpo y todos tenemos millones de ellas para reemplazar las células dañadas.

Puso una en una placa de petri y se dividiría cada 10 a 12 horas. Después de una semana tendría 50.000 todas genéticamente idénticas. Las dividiría en tres grupos. Cambiaría la química ambiental. En cada plato un medio de cultivos con nutrientes el equivalente a sangre y los diferentes platos formarían músculo huesos y grasa.

Células marcadas genéticamente

Así que no podían haber sido genes que controlarán el destino de esas células. Todas eran iguales. La única diferencia era el ambiente. En resumen el destino de la célula está controlado por las condiciones del entorno.

Lipton dijo que el entorno natural de una célula es el cuerpo humano y las condiciones de este entorno los neuroquímicos,  las hormonas y los agentes reguladores que la componen y le dan forma son controlados por el cerebro  y liberados en base a pensamientos y emociones.

Podemos reescribir el programa genético

Somos víctimas de nuestra herencia genética pero al comprender que sus genes están interactuando y cambiando debido al entorno que los rodea y que este entorno está controlado por tu cerebro se revela algo verdaderamente revolucionario. Tomar conciencia de la fuente subconsciente de nuestro comportamiento nos da la oportunidad de cambiar nuestras vidas reescribiendo los programas de limitación o las cosas que interfieren con nosotros.

Si cambiamos esos programas nos empoderamos. Somos libres para expresar los deseos y anhelos de la mente consciente de esto se trata realmente toda la nueva biología.

Fuera victimismos

Alejarnos de que eres una víctima de la vida e introducir el hecho de que somos los creadores de nuestra vida nuestra conciencia es la fuente del gran potencial de crear el cielo en la Tierra.

Lipton afirma que poseemos la capacidad de activar y desactivar nuestros genes,  de cambiar realmente la composición de nuestros cuerpos con nuestras mentes.

La mente puede cambiar los genes de una persona pero de hecho va incluso más allá.

En 2014 los investigadores construyeron la primera red de genes que nuestros pensamientos podrían controlar activamente. Como director de los estudios Martin Fussenegger describió por primera vez que se pudo aprovechar las ondas cerebrales humanas,  transferirlas de forma inalámbrica a una red de genes y regular la expresión de un gen en función del tipo de pensamiento

Sigue la investigación

La investigación sobre este proyecto está en curso hasta el día de hoy pero el objetivo es simple. La creación de un dispositivo implantable que podría usarse para enfocar nuestros pensamientos con el fin de combatir enfermedades. Pero más simple que esto lo que está claro es que una y otra vez la ciencia muestra que nuestras células están escuchando y al usar la mente para cambiar lo que escuchan podemos cambiar lo que hacen

Quizás esto es lo que Hipócrates quiso decir cuando dijo todo el mundo tiene un médico en él o ella. Solo tenemos que ayudarlo en su trabajo. La fuerza curativa natural dentro de cada uno de nosotros es la mayor fuerza para mejorar.

RedaccionNdM

También te podría gustar...

Deja un comentario