María Orsic, la operación Aldebaran.

María Orsic crearía la Operación Aldebaran, con los mensajes que recibía durante sus trances. En ellos los extraterrestres le urgían en la construcción de la nave volante, para que ella pudiera llegar a Aldebaran, En diciembre de 1919, en Berchtesgaden, se reunieron las sociedades secretas alemanas. La mayoría de los integrantes de la sociedad ‘Thule’, eran de gran poder adquisitivo, algo que sabían tanto el profesor Shuamann como María Orsic. Así que decidieron aprovecha la ocasión, para presentarles el proyecto de las naves volantes y conseguir su fabricación.

Operación Aldebarán.

En el año 1922, se construyó el primer prototipo llamado Jenseitsflugmaschine o platillo volante, la nave tenía forma de platillo, estaba formada por varios discos internos, los cuales rotaban de manera opuesta, con esto conseguían generar una rotación electromagnética antigravedad. Pero la prueba fue un fracaso, una parte se desintegró y el resto explotó. Tres días más tarde, María recibió nueva información durante un trance. El Dr. Shuamann estaba al frente del proyecto, él mismo estudió y aprobó la reciente información.

En diciembre de 1923, consiguieron construir un segundo prototipo, el cual funcionó exitosamente. El platillo volador, estuvo en el aire durante 55 minutos y llegó a alcanzar los 300.000 km/h. Fue entonces cuando comenzaron a fabricar nuevos modelos.

Su relación con el partido nazi.

A finales del año 1924, el miembro fundador de la Sociedad ‘Thule’, Rudolf Von Sebottendorft. Recibe la orden de Rudolf Hess, uno de los principales miembros del Partido Nacionalista Alemán, que debe llevarle a María Orsic, ante la necesidad que tenía de contactar con el espíritu de Dietrich Eckart, fundador del partido nazi. María consiguió contactarlo y demostró a Hess, sus poderes de clarividencia, inmediatamente se convirtió en su pitonisa y ella consiguió tener relación directa con el partido nazi.

María comenzó a asistir a reuniones del partido, relacionadas con el proyecto Aldebaran. En ellas, se consiguió llegar al acuerdo, sobre la construcción de los platillos volantes bajo el mando de del general de SS y jefe de los programas aeroespaciales del III Reich, Hans Kammler. Se le llamó proyecto Vril, se desarrolló junto con el proyecto Die Glocke, en el complejo secreto de Mittelwerk.

Continua

También te podría gustar...

Deja un comentario