Los Anunnakis y el origen de la humanidad.

Los Anunnakis y el origen de la humanidad.

Dentro de los tipos tipos de extraterrestres encontramos a los Anunnakis. Los antiguos dioses mesopotámicos ya los mencionaban, también los llamaban Anunaki, Anunna o Ananaki.

Las tablillas de arcilla babilónicas antiguas.

En Irak durante el siglo XIX, fueron encontradas unas tablillas de arcilla babilónicas antiguas. Zecharia Sitchin, dedicó treinta años de su vida a la traducción de dichas tablillas. Afirmó que en ellas, se encontraba la verdadera historia y origen de la humanidad, cuya traducción fue publicada en el libro 12º planeta.

Sitchin publicó una decena de libros conocidos como Cónicas de la Tierra, además fue autodidacta en el lenguaje cuneiforme. En su libro 12º planeta narra sobre un décimo planeta, en nuestro sistema solar llamado Nibiru, con una órbita alargada de 3600 años, decidieron venir a la tierra hace unos 450,000 años y aterrizaron en Sumeria. Sus habitantes conocidos como Anunnakis, seres de unos 3 metros de altura, piel blanca, cabellos largos y barba, quienes se asentaron en Mesopotamía.

La llegada de los Anunnakis a la tierra.

La primera expedición estaba compuesta por cincuenta Anunnakis, los cuales tenían un líder llamado Enki, su padre An lo envió a la tierra. Descubrieron el oro, mismo que necesitaban para reparar su atmósfera. Los rayos ultravioleta del sol de su galaxia, estaban amenazando su supervivencia, ya que su capa de ozono era muy débil, así que decidieron extraer el oro y llevarlo a su planeta. Para ello debían crear un puerto espacial en el golfo pérsico, además de una gran refinería de oro y diferentes minerales.

Enki falló en su primer expedición para extraer oro, así que volvió a Nibiru, pero su hermano Enlil sería quien lo volvería a intentar.

Según las tablillas, los hombres llegados del cielo, crearon siete ciudades o bases en Mesopotamía Meridional. Según las traducciones Sitchin, estas bases estaban estratégicamente situadas para facilitar la llegada de naves de Nibiru. Seiscientos Anunnakis más llegaron a la tierra para esta misión.

Pero las duras e insalubres condiciones de trabajo, ocasionó la protesta de los recién llegados, ya que consideraban que se les trataba como esclavos. Se amotinaron, quemaron sus herramientas, cerraron las minas y se negaban a obedecer órdenes.

Así decidieron acelerar la evolución Neanderthal a Homo Sapiens, para ello tuvieron que aportar su propia genética para conseguir crear una raza de esclavos que continuaran las extracciones. Enki, fue el encargado de encerrarse en el laboratorio para conseguir perfeccionar al Homo Sapiens, el quería hacerlo más inteligente, longevo y que pudiera reproducirse, esto llevo al nacimiento de ‘Adapa’, a quien la Biblia se refiere como Adán. Lo cual ocasionó la furia de su hermano Enlil, ya que su objetivo era un un sujeto con fuerza, sin razonamiento y sin la capacidad de reproducirse.

Los Sumerios se llamaban así mismos el pueblo de las cabezas negras, decían que el mar primordial, la diosa Nammu, había creado el cielo, el dios An, y a la tierra, la diosa Ki. An o Anu sería el dios supremo y junto a su esposa Ki engendrarían a los hijos de An, los Anunnaki.

Continuará…

Redacción NDM

 

También te podría gustar...

Deja un comentario