LEYENDA DEL FANTASMA DE LA ALCAZABA

Alcazaba-de-Malaga-2

Ubicado en la calle Alcazabilla, 2 Málaga.

La Alcazaba es uno de los monumentos más emblemáticos de Málaga. Se construyó sobre una fortificación romana, en el monte de Gibralfaro, esta construcción se comenzó en el siglo VIII y se termino en el siglo XI.

La Alcazaba  y el castillo de Gibralfaro están unidos por una llamada La Coracha. Cuando se construyó esta muralla la Alcazaba estaba dentro de un recinto amurallado, que ya ha desaparecido, y ahora se encuentra junto al teatro romano.

Es uno de los monumentos mejor conservados del país ya que tanto los muros como las torres están reconstruidos. Tiene recintos amurallados y jardines, es una obra militar de origen musulmán con una bonita panorámica. Para llegar a la parte más alta hay que atravesar 8 puertas fortificadas y en su interior esta el museo arqueológico, donde se puede ver cómo se vivía en aquella época.

Alcazaba-de-Malaga-desde-el-exterior-300x225-1

Algo tan espectacular y tan antiguo como la Alcazaba de Málaga tiene una historia «fantasmagórica»: Sombras, ruidos de cadenas, lamentos nocturnos, una casa de donde los vivos huyen por miedo de la muerte, lluvia de piedras misteriosas, todo esto en presencia de los vecinos que vivían en aquella época en la zona. Comenzamos con la historia:

Todo empezó un verano de 1936, durante unas excavaciones que se estaban realizando en un barrio cercano a la Alcazaba llamado Cuartos de Granada (allí vivían las familias de bajo nivel económico). Se encontraron figuras de la época romana características extrañas, unos seres de nariz larga y gorro, como los conocidos duendes que se pasean por las casas de todo malagueño.

El sol se había puesto ya y una vecina escuchó un ruido, fue a ver que pasaba y pudo ver en uno de los torreones una extraña figura humana de grandes proporciones que se movía, esta mujer, asustada, avisó a algunas vecinas que también pudieron ver esta figura. Pero la figura se sintió observada y desapareció, al mismo tiempo una gran piedra caía en medio del corrillo que formaban las vecinas. Como es de lógica a la mañana siguiente esta aparición espectral fue la comidilla de todo el barrio. Para seguir en la línea de fenómenos extraños, sobre las once de la mañana, comenzó una lluvia de piedras que venían de todos lados, especialmente de la casa número 24, que, al parecer estaba vacía desde que murió su inquilina hacía poco tiempo. Esta lluvia duró todo el día dejando algunos heridos.

Llegó la noche y esa misteriosa figura volvió a aparecer acompañada de lamentos y ruidos de cadenas. Algunos hombres del barrio decidieron armarse de valor y con palos en las manos como arma fueron a capturar a aquel ser extraño, pero cuando este ser se vio acorralado salió corriendo, literalmente, despistando a sus perseguidores.

También te podría gustar...

Deja un comentario