Leyenda de la cueva del higuerón.

tesoro-460x187

Leyenda de la cueva del higuerón.

La cueva del Higuerón o la cueva del tesoro, está ubicada entre el Rincón de la Victoria y la Cala del Moral, la cual es considerada un capricho de la madre Naturaleza. Se trata de decenas de cuevas, que sirvieron de cobijo al hombre primitivo. Existe una en particular que tiene su propia leyenda.

Es la única gruta marina en Europa y la tercera en todo el mundo, una esta en Asia y la otra en Centroamérica. Esta espectacular gruta, se formó por las diferentes corrientes de agua subterráneas, la presión del mar y los golpes de las olas durante millones de años. Dentro de esta gruta han pasado las civilizaciones  paleolítica, neolítica y fenicia. Se pueden ver numerosas pinturas rupestres y también, se encontraron cerámicas, hachas y puntas de flechas. Pero lo más interesante de esta gruta, son sus 500 metros de galerías repletas de misterio donde nos topamos con tesoros ocultos, fantasmas y diosas mitológicas.

La leyenda

La primera investigación que se realizó. fue en el año 1918 por Henri Breuil, que descubrió pinturas rupestres. La siguiente investigación fue en el año 1919, por el arqueólogo Miguel Such, quien encontró restos de la época neolítica. El objetivo de estas investigaciones, solo era para hallar datos arqueológicos, pero también hubo mucho interés por parte de codiciosos, que habían oído hablar de la leyenda del tesoro que estaba oculto por sus galerías.

 Al parecer esta leyenda toma dos versiones diferentes:

  1. Una es que cinco reyes mahometanos, se escondieron en la cueva con todas sus riquezas.
  2. La segunda es la que parece la más real, hace referencia a un tesoro escondido, el cual pertenecía al emperador de los almorávides Tasufin ibn Alí que murió en 1145.

 cuevatesoro-210x300

Pero en el siglo XVIII, aparecen en la cueva granates y algunas monedas almorávides, lo que hizo pensar que existía un tesoro escondido. Y este no fue el único descubrimiento; hace dos décadas en unas excavaciones, se hallaron cerámica vidriada muy parecidas a las que se encontraron en la ciudad árabe de Bezmiliana.

Todo esto, nos lleva a conocer a un personaje llamado Antonio de la Nari. Era un suizo, que llego a España un 15 de mayo de 1847 y que se autonombraba descubridor y pionero. Pasó varios años encerrado en la gruta buscando el tesoro. Utilizaba barrenos para abrir galerías y solo salía de la gruta para comprar comida. Por su aspecto desaliñado y carácter, se gano el respeto de los vecinos del pueblo y hasta miedo le tenían. En uno de los barrenos se le fue la mano y hubo tal explosión que murió.

Los lugareños, afirman que han visto el espíritu del «suizo» vagando por la cueva, buscando el tesoro o velando por el, para que nadie lo encuentre jamás, y hasta lo han llegado a ver en el pueblo comprando, como hacía en vida. En el lugar donde murió, como consecuencia de le explosión, se le llamó «la cueva del suizo». Pero no únicamente han visto al ‘suizo’ los lugareños. Varios visitantes que han entrado en la cueva, afirman que vieron a un hombre con barba blanca, ropa rasgada por el uso y muy desaliñado paseando por las galerías de la cueva del tesoro.

Manuel Laza Palacio, es otro de los personajes importantes que han entrado en la cueva. Desde el año 1950 hasta 1980, dedicó todos sus esfuerzos físicos, con jornadas interminables de trabajo, a los misterios arqueológicos de esta cueva. Fue quien descubrió un santuario prehistórico: La Diosa Noctiluca.

La Diosa Noctiluca.

 Vetilo-de-Noctiluca-200x300

Era la diosa de la fecundidad, la vida y la muerte para los fenicios. Esta figura de piedra caliza, tiene forma de mujer, parece estar envuelta por un manto y con un ojo grande redondo en la cabeza. Se encuentra en una especie de altar y debajo de ella, hay una mancha de color gris, la cual ha sido analizada y se determinó que son restos de huesos, lo que indica, que aquí se realizaban rituales prehistóricos.

Lo más sorprendente, es que la piedra de la figura, se moldeó de manera natural a causa de los choques del agua contra ella. Se dice que se encuentra intacta en lo alto de su altar natural y la sala donde se encuentra, es llamada «Noctiluca» diosa de la noche y la luna.

A día de hoy, se puede visitar esta cueva y pasear por sus galerías, para disfrutar de la belleza de la Naturaleza, sus misterios y sus leyendas.

 Fuente información: Málaga Misteriosa de Jose Manuel Frias.

También te podría gustar...

Deja un comentario