Las cabezas gigantes de los olmecas

Sus rasgos son completamente autóctonos. Lo más seguro es que los olmecas fueran  descendientes de la primera migración humana que  cruzó el estrecho de Bering hace 20 mil años.

Asentamiento

Habitaron en las costas del golfo de  México, al sureste de lo que actualmente  es Veracruz y al occidente de Tabasco. Los restos más antiguos de esta cultura los  encontramos en el centro de San Lorenzo,  aunque la ciudad más importante fue La Venta,  que para el año 1200 SC, se cree  que pudo tener cerca de 20 mil habitantes.

 Fue en este centro donde se levantó la que  probablemente sea la pirámide  más antigua de Mesoamérica

Sociedad.

Alrededor del año 1000 AC se producen profundas transformaciones sociales  y culturales que impulsan el nacimiento de  sociedades complejas y la construcción  de los primeros centros ceremoniales. 

La sociedad se organizó en varios grupos: los gobernantes, que a la vez eran sacerdotes  y jefes guerreros, los artesanos y por último, los campesinos. 

 

Los campesinos eran  la mayoría de la población y trabajaban la tierra, además de participar en la construcción de las  ciudades y en las guerras como soldados olmeca. La unidad familiar y la solidaridad del parentesco  fueron el principal núcleo de la sociedad.

¿Cómo funcionaba su economía? ¿Qué avances tecnológicos introdujeron? 

Alrededor del año 1000 AC, hay  una gran proliferación de aldeas y un notable  aumento de la población debido a la abundancia  de alimentos ligada a la introducción de nuevas  técnicas agrícolas. 

Entre estas técnicas  estaban: el empleo de un incipiente raseado,  el riego por medio de canales y mejores  formas de almacenamiento de las cosechas. 

La abundancia de agua les permitió tener de 2  a 3 cosechas anuales y con ello ser un pueblo  autosuficiente y sumamente rico. Las innovaciones tecnológicas y los  desarrollos sociales hacen que algunas aldeas se  transforman en comunidades mayores, y que comience  a formarse una clase intelectual sacerdotal. 

También te podría gustar...

Deja un comentario