La sirena

Han sido muchos los marineros que han avistado a estos seres, desde tiempos inmemorables, hasta la «Odisea» cuentan con estás míticas criaturas. La sirena es aquel ser entre mítico y legendario del que les quiero hablar.

Se dice que son mitad humanos, mitad pez. Que tienen escamas incluidas. Suele decirse que utilizaban su voz para atraer a los marineros hacia una muerte esperada. Unos dicen que su mitad humana es de una belleza incomparable a la de ninguna mortal. Otros cuentan que son seres horrendos y que llamaban a los marineros para llevárselos al fondo con ellas.

Bueno, pues ahora me toca a mi contarles una historia, que a mi pesar nunca a salido a la luz.

Vivencia personal

Era un 13 de agosto. Había ido con mi familia a la playa de Zarautz (País Vasco),hacia bastante calor. Tenia unos 8 o 9 años. Mi hermano y yo jugábamos en la arena. Imaginaos dos niños pequeños con medio castillo hecho y rebozados en la arena. Eran momentos muy divertidos.

Un rato después, decida irme hacia el agua. Dispuesta a quitarme la arena del cuerpo, sin saber que algo extraño me iba a pasar; Camine hacia la orilla y justo antes de mojarme los pies me quede parada, con la mirada perdida al inmenso océano. Algo había allí que llamaba mi atención. No entendía el porque no podía avanzar daba la orden pero mis piernas no estaban dispuestas a obedecer.

De repente, a unos pocos no se creo que metros aunque no muy segura de ello, surgió del agua una figura de mujer. El pelo era negro como el carbón, largo y con una diadema. Su piel tenia un tono como verdoso. No entendía de donde había salido pues ahí no había nadie. Tampoco recuerdo mucho del aspecto de la joven solo recuerdo que se quedo mirándome y yo, hipnotizada,  vi sus ojos, grandes, verdes con una pequeña aureola azul. Segundos después, se sumergió tan rápido que no me dio tiempo a ver nada más salvo una cola parecida a la de un delfín.

Cuando desperté de mi ensimismamiento no supe lo que ahí había pasado, ¿Qué había visto?¿Era algo real o mi imaginación me jugo una mala pasada?

No sé. Algo capto mi interés y desde entonces el gran y profundo océano me da mucho respeto, aun hoy en día me sigo preguntando que carajos fue lo que vi.

Rakel

También te podría gustar...

Deja un comentario