La leyenda urbana de Jinn Um Al Duwais.

La leyenda urbana de Jinn Um Al Duwais.

Dentro de cada cultura existen leyendas, historias o mitos escalofriantes.

Hoy les traemos una de las leyendas urbanas, más famosas de los Emiratos Árabes.

La palabra árabe ‘Jinn’, se refiere a ‘genio’. Dentro del folklore árabe, son considerados criaturas sobrenaturales, que pueden llegar a ser buenos, neutrales o malos.

la Leyenda de Um Al Duwais

Esta leyenda urbana trata de Umm Al Duwais, una mujer jinn o genio. Una mujer con rasgos bellos, delgada y con un cabello negro espectacular. Vestía con elegancia y olía a exóticos perfumes árabes, que se podían percibir a una milla de distancia. Se dice que se cubría de oro de la cabeza a los pies, llamaba a los hombres con una voz encantadora y seductora. Tanto que ningún hombre era capaz de resistirse a ella.

Otros la describen como, pies de burro, ojos de gato, ojos de gato, cabello negro como la noche y perfume dulce. Dicen que era horrible a la par que hermosa, repugnante e irresistible. Estaba rodeada de misterio. Como hemos dicho se trataba de un jinn

Las antiguas historias, dicen que utilizaba sus encantos para matar a hombres, mujeres y niños.

Las historias más populares, dicen que cuando se sintieron seducidos por sus encantos, se acercaron a ella. Solo entonces, les mostraba su verdadera identidad como una vieja bruja. Cuya mirada, daba tanto miedo que nadie tenía el valor suficiente para mirar su cara, finalmente mataba a los hombres con sus manos afiladas.

Enseñanzas que transmite la leyenda

Esta leyenda aunque aterradora, se cuenta a los niños para enseñarles el peligro de los extraños y por ello, se les aconseja que no salgan por la noche.

Aunque algunos adultos utilizan el término Umm Al Duwais, de manera negativa, para referirse a que una mujer utiliza mucho maquillaje o perfume.

Finalmente, esta leyenda urbana es también utilizada para advertir a los hombres, sobre el ser cautelosos, si se sienten atraídos por alguna persona extraña.

Redacción NDM

También te podría gustar...

Deja un comentario