La leyenda de la Pascualita

La leyenda de la Pascualita surge en una tienda de vestidos de novia llamada ‘La Popular’, dicha tienda abrió sus puertas el 25 de marzo de 1930 en la calle Libertad, de la ciudad de Chihuahua (México). Entre los maniquís había uno que tenía un gran parecido con la propietaria de la tienda, era hiperrealista, con numerosos detalles, como los delicados pliegues de las manos, los dedos parecían tener huellas dactilares, sus ojos brillaban, dando la impresión de estar ante un ser vivo y además seguía a los clientes con la mirada.

La propietaria Pascuala Esparza Perales de Pérez, decidió darle nombre al maniquí, llamándolo ‘La Chonita’, por su aparición el día de la Encarnación. Más tarde, cambió el nombre por Pascualita. En la ciudad comenzaron los rumores, la gente estaba convencida de que no se trataba de un maniquí, sino de una mujer disecada.

La leyenda.

La leyenda dice que la Doña Pascuala Esparza, tenía una hija que era hermosa y quien iba a casarse muy enamorada. El día en que se celebraría la boda, una araña viuda negra le picó en el brazo, por desgracia no la pudieron socorrer y murió con su vestido de novia puesto. La madre quedó muy afectada, para proteger el cuerpo de su hija, lo momificó y colocó en la vidriera de su negocio. Para tener cerca a su hija y recordarla como lucía el día en que iba a casarse.

Según relató Doña Pascuala, que mientras compraba telas, azahares, ramos y todo lo necesario para su tienda de vestidos de novia, sintió la misteriosa mirada de uno de los maniquís de tienda, como estaba buscando todo lo necesario para decorar su tienda, le solicitó a los dependientes que quería comprar el maniquí y ellos se negaron. Ella sentía que debía llevárselo a su tienda, así que insistió con vehemencia, como si su vida dependiera de ello, al ser una cliente frecuente, llego a amenazar con no volver a comprar nada en esa tienda, finalmente accedieron.

La novia de Chihuahua.

A lo largo de los años, la leyenda se fue transformando, se cuenta que algunas noches un mago francés se acerca al aparador de La Pascualita, el cual está enamorado del maniquí y realiza un ritual de amor para revivirla, bailar con ella toda la noche y ambos se declaran amor. Otros cuentan que muchos hombres han impresionado tanto por su belleza, quedando perdidamente enamorados de ella, hasta perder la razón.
En los años 60’s, Pascualita se hizo famosa como ‘la novia de Chihuahua’, cuando Doña Pascuala murió comenzó la actividad paranormal en la tienda, lo que ocasionó que los empleados comenzaran a renunciar sus puestos, alegaban que era imposible trabajar en el local, ya que el maniquí se movía solo.

El propietario actual de la tienda Mario González, quiere mantener viva la leyenda. Dos veces por semana le cambian la ropa a Pascualita, cerrando con cortinas el aparador para preservar su intimidad, un empleado llegó a comentar que al desnudarla para cambiarle de ropa, decía que no era para nada un maniquí.

Pascualita tiene muchos seguidores, es frecuente que la gente coloque en la acera, a los pies de la figura adornos florales, veladoras o estampas de santos con oraciones pidiéndole milagros.

La Popular se convirtió en lugar de gran tradición en la ciudad de Chihuahua, se dice que trae buena suerte a las mujeres que estén próximas a contraer matrimonio, para tener esta buena suerte y tener un matrimonio feliz y duradero, deben comprar el vestido que lleve puesto La Pascualita.

Redacción NDM

 

También te podría gustar...

Deja un comentario