La leyenda del origen del Arco Iris

Dicen que al final del arco iris puedes encontrar una olla llena de monedas de oro, custodiada por un duende. También dice que el mencionado ser lo hace muy difícil de lograr, pues este te hará muchas travesuras y hasta desaparecerá con el tesoro si tan solo te atreves a pestañear y le quitas tu atención. A continuación te hablamos de la leyenda del origen del Arco iris.

arco iris

 

¿Quién no ha tomado alguna vez fotos al arco iris? El arco iris, ese magnífico regalo que la naturaleza nos ofrece de vez en cuando, y que como todo en este mundo tiene su origen. El origen del arco iris pare de una leyenda. La Leyenda de Iasá.

La leyenda

Cuenta una leyenda, que en la tribu de los Cashinahuas vivía una joven tan hermosa que todos los que la veían se enamoraban de ella, Iasà, que a su vez viviáenamorada de Tupá. El hijo de Tupán, el Dios supremo. Pero ocurrió que e podero Sol demonio Anhangá, enamorado también de Iasá, comenzó a sentir unos terribles celos por está relación, y decidió urdir un plan para acabar definitivamente con ella. De modo queAnhangá visitó a la madre de Iasá y le dijo:

-Si tu impides la boda de Iasá y Tupá y haces que tu hija se case conmigo, yo te daré caza y pesca abundantes durante toda tu vida.

La ambiciosa madre pensó que si obedecía a Anhangá no tendría que preocuparse más por conseguir alimento. De inmediato le prohibió a Iasá volver a ver a Tupá y decidió fijar la fecha del matrimonio de su hija con Anhangá. Al conocer la decisión de su madre Iasá se sintió desesperar. Sabía que al casarse con Anhangá tendría que ir a vivir al infierno, en el centro de la tierra, y que jamás volvería a ver el cielo, donde vivía su amado Tupá junto a su padre, el dios supremo Tupán. En medio de su tristeza, quiso ver a Tupá por última vez, aunque sólo fuera de lejos, y así se lo pidió a Anhangá.

El demonio decidió complacer a Iasá pero le impuso una condición:

-Te harás una herida en un brazo para que las gotas de tu sangre marquen el camino que te lleva al cielo, así podré seguirte.

Continua

También te podría gustar...

Deja un comentario