La hipótesis del tiempo fantasma.

La hipótesis del tiempo fantasma.

Una teoría que sostienen los historiadores alemanes Herbert Illig y Hans-Ulrich Niemitz, en dicha hipótesis sostienen que la Edad Media nunca existió. Que entre los años 614 y 917 d. C., nunca existieron, sino que los hechos que se relacionan con estos años, sería una malinterpretación histórica, son atribuciones que se hicieron con posterioridad.

¿Qué pasó con esos años?

El calendario más antiguo del que se tiene datos, es del año 8.000 a.C., de acuerdo a la Comisión Real de Monumentos Antiguos e Históricos de Escocia. Cada civilización ha creado su propio calendario, baso en las fases lunares y las temporadas de cosecha.

El 1 de enero del año 48 a.C., el calendario Juliano el cual puso en funcionamiento Julio César. En él se estipulaba que cada 4 años, se añadiría un día más, para que coincidiera con el año solar, así fue el comienzo de los años bisiestos.

Pero surgió un problema, comprobaron que los años solares duran 365,24219 días, en lugar de los 365,25 días que tenían en cuenta hasta el momento. Así que durante 1.600 años, fueron contabilizados 11 minutos más cada año, al sumarlos se dan cuenta que cada 128 años se recuperaba 1 día. En el año 1582, Gregorio XII decidió retocar el calendario Juliano y adaptarlo.

La hipótesis del tiempo fantasma.

En el año 1995, los historiadores alemanes Herbert Illig y Hans-Ulrich Niemitz, aseguran que no existen suficientes restos arqueológicos como para asegurar que los hechos históricos sucedieron en los años establecidos, ya que la mayor parte están basados en fuentes escritas. Estas fuentes fueron escritas, muchos años después de que ocurrieran los hechos y esto puede llevar a tergiversar la información.

Ellos sostienen que actualmente vivimos en el año 1724. Y que los años faltantes, se deben a una malinterpretación de los documentos, además de la conmutación de calendarios y errores de cálculo a través de los siglos.

Para demostrar que los años transcurridos entre el 614 al 917 d.C. no existieron. Ponen como ejemplo, la Capilla Aquisgrán, construida en el año 800 d.C., la cual ellos creen que su fecha de construcción fue 200 años antes, ya que no existen antecedentes, sobre la formación de construir el arco. Además se basan en la existencia, de otras edificaciones similares datadas en el año 1049, para ellos es una prueba de que la inexistencia de esos años.

Hans-Ulrich Niemitz asegura, esos años fueron borrados, por una alianza entre el emperador Otto III con Silvestre II y el Papa de la época. Por un lado quería vivir el cambio de milenio, pero faltaban 300 años, deseaban vivir en el año 1000 y lo más importante, era una forma de adaptar la comprensión del milenarismo cristiano. Además esta firmemente convencido de que Otto III, se inventó a Carlomagno, él mismo se encargo de que pareciera un héroe modelo.

Para Niemitz, ña falta documentación es una importante evidencia, como por ejemplo: sobre la expansión de la religión islámica por toda Persia y Europa, sobre la inactividad del pueblo judío en una época de gran revuelo en su historia. Está firmemente convencido que si se revisa toda esta documentación, se hace evidente que estos años no existen en diversas civilizaciones.

¿En qué año vivimos realmente en el 2021 o en el 1724?

Redacción NDM

También te podría gustar...

Deja un comentario