LA GLANDULA PINEAL ¿GPS DE DIOS?

Hace tiempo que prometí hablar de la Gran desconocida. La Glándula Pineal.

glandula pineal generica

Esa gran desconocida que podría ser el vinculo de unión de todas las religiones. La misma que podemos ver en La plaza del Vaticano, en el báculo que portan los Papas, es el tercer ojo Hinduista, es la que conocían Mayas, Egipcios, Griegos, etc.

El tema en sí es largo, por eso he decidido dividir el artículo en varias secciones:

1. ¿Qué es científicamente la glándula pineal? ¿Cuál es su misión? ¿Qué “Dones” se activan con ella?

2.  ¿Es cierto que se pueden regenerar tejidos?

3. ¿Es algo nuevo o durante siglos, todas las culturas, nos han “mostrado” la Glándula Pineal y a la vez nos han protegido de su potencial durante siglos y hasta la actualidad?

Punto 1.

La Glándula Pineal es un órgano misterioso, poco  explorado y muy pequeño, del tamaño aproximado de un garbanzo, al que el filósofo francés Descartes allá por el siglo XVII definió como El Asiento del Alma.

Yo no soy Descartes pero sí tuve el atrevimiento en mi novela “Lo Inesperado-The Unexpected” de definir la Glándula Pineal, como el “GPS de Dios” y no iba mal encaminada.

¡Vamos paso a paso! ¿Qué sabemos de ella?

Cuando comencé a documentarme sobre la glándula pineal, en el año 2009 poca información relevante obtuve: “Que tiene forma de piña pequeña” “Que segrega la hormona del crecimiento”. “Que es importante en el desarrollo de la pubertad” “Que posee influencia en el sueño” y poco más…, pero hubo un comentario que me llevó a investigar por otras vías más… profundas, de esas del “Alma”. Fue otra frase de Descartes que narraba:

“La Glándula Pineal, es la unión de cuerpo y alma” 

Fue entonces cuando me tope con un mundo increíble y unos experimentos más increíbles todavía. glandula pineal 1

Ahora, visto desde la posición cómoda que da el TIEMPO, pienso que tal vez se conoce poco a nivel científico y más a nivel “MÍSTICO” porque todo esto del “Alma” “Misticismo” “Chacras” “Viajes astrales” o “Experiencias extracorpóreas”, suena a “cosas raras”, que tienen que ver con el más allá y esas “cosas”, son temas para hablar en el salón de la casa, en la sobremesa de un café o para aquellos más atrevidos con una buena copa/cubata, después de una cena con amigos.

Pero hace ya mucho tiempo que observo lo siguiente:

Estos “Temas Místicos” ¡Todos lo hablamos!, unos con mofa, otros con mucho respeto, pero a todos interesa ¡Ahora bien!, hablar de ello abiertamente es…, otro tema.

Por eso, deseo dar mi más sincera enhorabuena y mi admiración a aquellos hombres y mujeres del ámbito científico que han sabido desterrar esos tabús y han indagado como yo hice en un pequeño órgano tan interesante, sorprendente, e instructivo y del que mucho se va a hablar en años venideros.

También te podría gustar...

Deja un comentario