La ciudad escondida de Agartha.

La teología budista afirma sobre la existencia de un lugar al que se le conoce como la ciudad escondida de Agartha o Agharta. Se trata de un extraño lugar, una civilización ubicada en el centro de la Tierra. En dicho lugar científicos, sumos sacerdotes, superhombres y supermujeres, tienen un poder increíble. En algunas ocasiones salen a la superficie para verificar el desarrollo de los seres humanos y mantienen contacto con algunas personas, a las que instruyen. Un lugar conectado a una gran red de túneles subterráneos y suboceánicos.

Tíbet

Se cree que este mundo esta constituido por multitud de ciudades y millones de habitantes, además de que son poseedores de una ciencia muy avanzada. Está regido por reyes. El Rey de este mundo, considera al Dalai Lama del Tíbet, como su representante en la Tierra, al cual le da órdenes o envía mensajes, los cuales se transmiten por medio de túneles secretos que conectan el Tíbet con Agartha. Se describe Agartha como un lugar con avanzada tecnología, como los platillos voladores o autos que corren a gran velocidad por los túneles.

Una teoría occidental hace refencia a Shambhala , capital de Agartha,  que cree firmemente que esta civilización está compuesta por los restos de Lemuria y Atlantis.Se trata de los dos continentes destruidos, a los que se refirió Ferdinand Ossendowski, el mismo que creía que los habitantes de Agartha, tenían el poder de explotar toda la superficie de la Tierra y convertirlo en desierto.

Los túneles en el continente asiático

Los lamas tibetanos, creen que los supervivientes de la Atlántida, se resguardaron en cuevas de gran dimensión en el continente americano y que estas cuevas están conectadas, por túneles con el continente asiático. Además de que están iluminadas con ayuda de la vida vegetal subterránea, que produce una luminiscencia verde, la cual también les ayuda a prolongar la vida. Creen que no se debe subestimar la importancia y el valor, de estos túneles, sobre todo lo que permanecen abiertos para quienes conocen su paradero. Afirman, que los esquimales viajaron de Asia a Alaska y Canadá, sin viajar por la superficie.

El canal ruso Nicholas Roerich, que era un canal para el Maestro Ascendido El Moyra. Afirmó que en Lhasa, la capital del Tíbet, había un túnel que conectaba con el interior de la Tierra, la entrada al mismo estaba custodiada por Lamas quienes juraban mantener el secreto. Además se creía que también, que existía un túnel que conectaba con las cámaras secretas, ubicadas en la base de la Gran Pirámide de Giza con Agartha.

Richard E. Byrd

En el año 1947, se presentó públicamente, la primera evidencia científica de la existencia de Agartha, cuando el contraalmirante Richard E. Byrd, de la Armada de los Estados Unidos, quien voló hacia el Polo Norte, en lugar de cruzar el polo entró en el interior de la Tierra. En su diario contó, como consiguió entrar junto con otros dos miembros de su tripulación, viajaron mil cien millas sobre montañas, lagos, ríos, vegetación verde y vida animal. Narraba que vio animales monstruosos, semejantes a los mamuts moviéndose entre los arbustos.

Los recibieron platillos volantes, de un tipo nunca antes visto, los cuales les escoltaron el avión a un lugar para su aterrizaje y los recibieron amablemente, los dejaron descansar y después se encontraron con los Reyes de Agartha, quienes les explicaron que les permitieron entrar por su carácter moral y ético, les explicaron su preocupación por el lanzamiento de bombas atómicas a Hiroshima y Nagasaki, por parte de los Estados Unidos. Creían que era el momento de tener un mayor contacto con el exterior, querían asegurarse que la humanidad no destruyera el planeta y a su civilización. Al  terminar su visita, Byrd y su tripulación fueron guiados a su avión para que regresaran al mundo exterior, ellos eran conscientes que su vida había cambiado para siempre.

Sigue

También te podría gustar...

Deja un comentario