Julio Verne ¿visionario, profeta o glándula pineal activada?

Muestras de eternidad, se dan en todo el monumento y prueba de ello es el símbolo de la inmortalidad que corona su tumba. Una rama de palmera, el símbolo de la renovación, del Phoenix que resurge de sus propias cenizas. En el centro de ésta hay una estrella de seis puntas que flota sobre la palmera y que nos vuelve a hablar sobre la reconstrucción del Yo Interior, el avanzar en el conocimiento, la liberación del dogma establecido.

Se observa, así mismo, una cruz en el interior que alude a la Grecia más antigua, a la cuadratura del círculo de la escuela Pitagórica, a su misión en la Tierra acabada y realizada.

Dos lámparas en los extremos del mausoleo, emulan lo mágico, al genio que era, que escapa, que resucita, que se marcha de la vida terrenal, con toda la fuerza de su magia y sabiduría.

¡En fin! Tú decides, tú escoges entre el Julio Verne adelantado para su época, estudioso y científico, o el Julio Verne visionario, profeta o vidente…Yo simplemente me quedo con los dos.

Rebecca van Winter (Marzo 2015)

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Vern dice:

    Y sí, volvemos a hablar de los wereables.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: