El Sanatorio de los muertos de Cádiz

Preguntamos el nombre de esas entidades que nos acompañaban. Una voz de hombre nos respondería: “John”. Pero sabíamos que habían más entidades, pues nos habían saludado al entrar. ¿Quién acompaña a John aquí?, la voz de aquella mujer que nos saludara al entrar contestó: “Maryann”.

Caída de energía

Algo pasó en ese instante. Algunos de los allí presentes comenzamos a sentirnos mal. Pareciera que algo nos había extraído de pronto toda la energía. Comenzamos a sentirnos agotados, en algunos casos mareados e incluso con nauseas. Decidimos que era el momento de poner punto y aparte a aquella investigación.

El buen investigador no es aquel que saca muchas psicofonías, fotografías o vídeos, sino aquel que sabe respetar el lugar que va a investigar y a las entidades que en él residen y por supuesto, el que sabe cuándo debe poner punto y final a un día de investigación por el bien de uno y por el de los acompañantes.

Bases abandonadas de San Pablo, uno de los lugares más encantados de Sevilla que nunca deja de sorprender a cuantos nos adentramos en sus edificios para captar los innumerables fenómenos que en ellos se producen.

Fuente de Investigación y autores: Jose Manuel García y David Flores.

Rosa María Roldan

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: