Huitzilopochtli dios mexica

Huitzilopochtli es el dios principal mexica. Dios del sol y la guerra es representado como un hombre azul completamente armado con plumas amarillas de quetzal y bastante imponente.

Sacrificios

Su nombre significa colibrí de la izquierda o del sur. En su nombre se sacrificaban humanos que usualmente eran prisioneros de guerra y su historia de origen es increíble.

Naciendo armado del vientre de Coatlicue para asesinar a sus hermanos.

La leyenda

En Coatepec,  la montaña sagrada de la serpiente,  donde los dioses vivían hacia su penitencia Coatlicue conocida como la madre de los dioses esposa del dios Mixcoatl.

Su aspecto era aterrador. Su cuerpo siempre fue representado con serpientes y partes humanas. Sus extremidades llenas de sangre y huesos. Como madre era respetada. Vivía en el cerro de Coatepec cerca de Tula.

Se dice que era la madre de cuatrocientos dioses que es posiblemente una metáfora de las estrellas. A éstos se les llamaba Centzon Huitznáhuac.

De entre todos sus hijos la mayor y más poderosa era Coyolxauhqui quien amaba a su madre ya sus hermanos.  Coatlicue era una madre amorosa y daba todo por sus hijos. Hacía penitencias en la cima del Coatepec y barría el templo todas las mañanas. Una mañana,  mientras hacía su trabajo,  frente a su rostro bajo un plumaje en una bola de finas de color azul turquesa. Eran hermosas y las tomo entre las manos y después de admirarlas no quiso deshacerse de ellas. Las guardo en sus senos.

Las cabezas gigantes de los olmecas

LA PIRAMIDE DE CHOLULA (MÉXICO)

Embarazada

Siguió barriendo el templo cuando terminó busco las plumas en su seno pero ya no estaban. Habían desaparecido. Desde ese momento Coatlicue quedó embarazada. Cuando los Centzon Huitznáhuac se dieron cuenta que su madre estaba embarazada se enfurecieron. Exigieron saber quién la embarazo. Era un insulto una deshonra para ellos.

Su madre no los convenció cuando les contó la verdad por lo que Coyolxauhqui reunió a todos sus hermanos y les dijo ella nos ha deshonrado tenemos que asesinar a nuestra madre para recuperar nuestro honor.

Rebelión

Una rebelión se acercaba a Coatepec. Coatlicue  estaba muy preocupada y dolida porque todos los hijos a los que amaba querían asesinarla aunque no sabía cuándo. En su vientre su hijo Huitzilopochtli le habló.

Este la tomó por sorpresa. Su pequeño hijo podía comunicarse con ella y le dijo que no temiera él sabía exactamente qué hacer. Las palabras de su hijo reconfortaron a Coatlicue  y le calmaron el corazón. Se sintió tranquila. Los 400 hijos con Coyolxauhqui al mando se prepararon para la guerra que a pesar de ser muchos no subestimaría el poder de su madre si decidía defenderse.

Destripar

Querían asesinarla y sacarle el hijo que llevaba en el vientre para destriparlo y sacarle el corazón. Estaban furiosos y Coyolxauhqui los alentó aún más a la ira. Fueron para la guerra con los mejores ropajes las mejores plumas los mejores tambores y las mejores armas. Cada uno de los Centzon Huitznáhuac era más poderosos que cualquier hombre en el mundo,  que cualquier guerrero humano en la historia futura. Eran expertos en la batalla y nadie podía hacerles frente.

Huitzilopochtli

Entre ellos había uno que no estaba enojado con su madre. Se llamaba Cuahuitlíac. Fingió estar de acuerdo con los otros dioses para escuchar sus planes e inmediatamente ir a contarselos a Coatlicue  y a Huitzilopochtli quien también hablaba con él. Huitzilopochtli le agradeció la información y le dijo que los mantuviera al tanto de todos los movimientos de sus hermanos

La batalla

Así fue como el día que desfilaron en contra del cerro de la serpiente Cuahuitlíac subió rápidamente la montaña y les avisó del ataque. Huitzilopochtli le dijo mira bien por dónde vienen y su hermano mayor le dijo vienen ya por Tzompantitlan. El dios colibrí esperó un poco más y le volvió a preguntar por dónde venían. Su hermano le respondió están más cerca, en Coaxalpan. Una vez más el dios espero mientras su madre estaba tumbada como a punto de dar a luz.

Huitzilopochtli preguntó otra vez por dónde viene y su hermano le respondió vienen ya por la cuesta de la montaña pero el dios no hizo nada espero un poco más. Todos estaban nerviosos Pregunto una vez más hermano mío dime dónde viene y Cuahuitlíac aquí le dijo muy alarmado ya están en la cumbre. Ya llegan y los viene guiando la poderosa Coyolxauhqui. En ese momento Huitzilopochtli salió del vientre de su madre siendo adulto y también vestido para la guerra.

El Popocatépetl y el Iztaccíhuatl

Los Zapotecas

Tenía escudo de plumas de águila. Su rostro estaba pintado con franjas diagonales y sobre su cabeza colocó plumas finas. Sus piernas eran veloces como el rayo y era fuerte. Tenía sandalias cubiertas de plumas y sus extremidades estaban pintadas de color azul pero sobre todo el poderoso dios solar convocó el poder de Xiuhcóatl el arma legendaria más poderosa de todos los dioses del panteón mexica.

Esta era una lanza como el rayo y su nombre significa serpiente carmesí. Tenía tal poder entre sus manos Huitzilopochtli que dejó a su madre tumbada en el templo con las piernas abiertas por haberlo dado a luz ya su hermano Cuahuitlíac bastante sorprendido.

Inicio de la batalla

Salió corriendo desde la cima del Coatepec casi a donde se aproximaban los Centzon Huitznáhuac. Al verlos cargo él solo contra todos ellos. Fue decapitando y partiendo a cada uno. Nadie fue rival para Huitzilopochtli.Era un guerrero perfecto y nadie podía siquiera tocarlo.

Sus armas eran detenidas por la serpiente carmesí y era incinerados y el arma los atrapaba.No hubo dios alguno que pudiera contra el poder del colibrí azul

Algunos de sus hermanos le pidieron piedad pero Huitzilopochtli no la tenía. Estaba lleno de ira y sus cuerpos fueron lanzados hacia el firmamento tras asesinarlos.

Así entre tanta carnicería llegó hasta donde se encontraba su hermana mayor Coyolxauhqui. La diosa no se aminoró al ver el poder de su nuevo hermano y se atacaron mutuamente y aunque Coyolxauhqui era más poderosa de entre todos sus hermanos no fue rival para Huitzilopochtli quien con un rápido movimiento la decapitó. Después sus ataques siguieron cortándola hasta dejarla hecha pedazos. Los trozos de su cuerpo rodaron por el Coatepec hasta sus faldas dispersándose en todo el terreno.

Vencidos

Los Centzon Huitznáhuac habían sido vencidos por un solo dios. Éste se había convertido en el dios más poderoso de la existencia y la realidad. Los pocos que quedaron tras vencer a Coyolxauhqui huyeron pero fueron perseguidos sin piedad por Huitzilopochtli quien los cazó como si fueran conejos en la montaña de la culebra y los fue destacando a cada uno de ellos acosándolos hasta la muerte provocando en ellos un inmenso terror.

Era un terror que ni un dios conocía y es que no sólo los asesinaba. Los destrozaba y los aniquilaba. Cuando por fin cesó su enojo Huitzilopochtli desnudo los cadáveres o los trozos que quedaban de ellos y se quedó con todas sus ropas y sus armas como insignias y trofeo de guerra.

Esto era una gran humillación hacia los dioses muertos. Con el cuerpo descuartizado de su hermana Coyolxauhqui el dios colibrí tomó su cabeza decapitada y la lanzó hacia el cielo convirtiéndola en la luna mientras que él se convirtió en el sol el regidor de todo el cielo y dios más implacable de todo el panteón prehispánico.

Las líneas extraterrestres de Nazca

El astronauta de Palenque

Su padre

Se decía que era un prodigio incluso entre los dioses en nadie jamás supo quién era su padre ya que su nacimiento incluso entre los dioses fue sorprendente. Huitzilopochtli es el dios principal de los mexicas y le hacian sacrificios y le honraban como a ningún otro. Por eso el dios los recompensaba con conquistas a otros pueblos.

Tenochtitlán

La leyenda cuenta que él fue quien les dijo a los mexicas que construyeran su ciudad la gran Tenochtitlán donde encontrarán a un águila sobre un nopal comiéndose a una serpiente. Así es como los mexicas construyeron su ciudad sobre un islote del lago de Texcoco que es donde vieron al águila devorar a la serpiente. De ahí también viene el escudo de México.

RedaccionNdM

También te podría gustar...

Deja un comentario