Historias de duendes. El Ladrillar

Las historias de duendes, hadas, gnomos y elfos son muy llamativas pero a la vez son consideradas poco creíbles. El caso que os contamos a continuación es el de un duende que se apareció en una zona mítica para dicho tipo de fenómenos en España. Se trata de las Hurdes, una zona situada en Extremadura, al suroeste de España. Estamos hablando de un espacio de unos 600km llamado país hurdano situado entre Cáceres y Extremadira. En este caso, hablamos concretamente del duende de un pueblecito llamado el Ladrillar.

Comienzan los sucesos.

Tenemos que situarnos en febrero del año 1907 con la aparición de un pequeño ser cerca del cementerio de la Alqueria. Lo curioso de su aparición recorriendo el pueblo es que levita y le siguen dos luces.
Según apunta el párroco Isaac Gutiérrez, vestía ropa ceñida y oscura. Apuntó lo escaso de su tamaño y lo grande de su cabeza. Se apunta que emitía una suerte de sonidos guturales ininteligibles que desgarraban al que los escuchaba.
Según se indica fueron tres noches, las de los días 26, 27 y 28 del año indicado cuando tal aparición hizo crear el terror entre los pocos habitantes del Ladrillar.
Los habitantes del pueblo pasaron tres noches escondidos al atardecer en sus casas. Creían en la presencia de visitantes del propio infierno.

Se produjo incluso la muerte de una pequeña, Maria Encarnación Martin , de 5 años de edad, pocos días después de dicho incidente , por causas «desconocidas».

Se acaban los hechos.

Tras esas tres noches el pequeño ser y sus luminarias dejaron de aparecerse ante todos. Tiempo después, entre 1912 y 1917 poblaciones cercanas aseguraron ver un ser igual recorriendo sus pueblos.

Tiempo después se hablada del suceso de las Hurdes como la presencia de un duende pero poco más se pupo de él más que acabo igual que comenzó. Investigadores , como David Cuevas, hablan de dicho ser como el espíritu de un vecino de un pueblo aledaño, Riomalo. Dicho vecino había sido maldito antes de morir por maltratar a su mujer. Lo habían enterrado en el Ladrillar y su aparición correspondería a que no encontraría su lugar en un pueblo que no era el suyo. Se da la circunstancia que Riomalo no contaba tampoco con cementerio.

Quedémonos con la versión que nos quedemos no deja de ser una leyenda sorprendente de una de las zonas con más fenómenos sobrenaturales de España.

@Ndelmisterio

También te podría gustar...

Deja un comentario