EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE. Mi crónica del programa

Personaje  – ¿Estás tú también muerto?

Hermano Francisco  – No. No estoy muerto. Y tú tampoco, estamos en una dimensión distinta.

              (Crónica del Más Allá, de Sol Blanco Soler)

mas 1

Las experiencias cercanas a la muerte o ECM son percepciones del entorno narradas por personas que han estado a punto de morir o que han pasado por una muerte clínica y han sobrevivido. Evidentemente, y como no todos pensamos igual, las ECM son explicadas con diferentes puntos de vista.

 Para algunos, las ECM son una prueba de que la mente, consciencia, psique, alma o espíritu como entidad inmaterial, se separa del cuerpo físico, que actúa como mero soporte material, para dirigirse a otro reino, mientras que la psiquiatría nos habla de disociación. La disociación se define como una respuesta adaptativa a un trauma físico o emocional intolerable, es la capacidad de abstraerse de la realidad, este tipo de respuesta aparece en algunas víctimas de trauma (secuestros, violaciones…) que, inconscientemente, intentan evitar esta realidad desagradable con fantasías más apacibles.  En los ámbitos científicos primeramente se estableció la hipótesis de la anoxia. Esta analogía se dedujo por las similaridades entre las ECM y las G-LOC (Gravity-induced Loss Of Consciousness): cuando un piloto de avión de caza hace un pull-up, tirando fuertemente de los mandos para ascender, la fuerza centrífuga les empuja contra el asiento con una magnitud que es varias veces la de la gravedad, por lo que la sangre se les baja a los pies. Así, el cerebro se queda sin oxígeno y se produce lo que se llama un black-out: va desapareciendo la visión periférica, cerrándose el campo visual en un túnel hasta que, por fin, se pierde el conocimiento. Así mismo, en una situación de hipoxia cerebral, la corteza visual se desinhibe, de modo que las neuronas empiezan a dispararse anárquicamente. Dado que el 90% de las células de la retina (y, por tanto, del córtex visual) están en la fóvea, en la región central del campo visual, la percepción que se tiene de ese disparo aleatorio es la visión de un centro más iluminado que se va ampliando según más células empiezan a descargar.

La ciencia casi siempre tiene explicación para todo, pero es en ese casi donde se alberga la duda, y es a partir de esa duda, donde algunos como el Doctor Miguel Angel Pertierra, el invitado en nuestro último programa, se plantean de que quizás no todo es explicable por la ciencia, o al menos de esa parte de la ciencia que se niega sistemáticamente a todo aquello que vaya más allá de su propia razón.

 Muchos de los casos de “ECM” que han sido minuciosamente estudiados, demuestran que las personas que lo sufrieron tuvieron acceso a cierta información que de ningún modo podría haber sido objeto de su imaginación ni como consecuencia de ningún factor fisiológico. Incluso se han puesto algunas, digamos trampas, como situar objetos encima de armarios, para poner a prueba a aquellos que aseguraban haber volado en espíritu por encima de su cuerpo. Las conclusiones no dejan dudas, la muerte puede ser el fin de la vida tal como la entendemos, pero no el fin de la existencia, porque por lo que parece, hay vida detrás de la muerte.

No estoy del todo seguro de si me gustaría tener una experiencia cercana a la muerte, la mayoría de los que la han sufrido cuentas cosas maravillosas, pero unos pocos afirman que fue una experiencia dramática y traumática, lo que me hace pensar que a lo mejor es que al final el infierno si existe, no lo sé. Pero centrándonos solo en aquellos que nos hablan de paz, de luz, de amor, en aquellos que tras haber estado muerto perdieron totalmente el miedo a morir, es innegable que abren ante nosotros una nueva puerta, una puerta que, afortunadamente, nos da la esperanza de que esta vida no es todo cuanto hay.

mas 2

 Hace años hubiera dicho que no tengo ni idea. Ahora, para mi sorpresa, puedo decirle que sí creo que hay otra vida después de la muerte.

Fran González

Fran González enlaces personales TWITTER – FACEBOOK – BLOG

(Raymond Moody)

También te podría gustar...

Deja un comentario