El vampiro de La Purísima

La Purísima está ubicada a 145 km., al norte de Ciudad Constitución, en este lugar existe la leyenda de ‘El vampiro de La Purísima’. Fundada en 1717 por el jesuita Nicolás Tamaral, en donde estableció la Misión de la Purísima Concepción de Cadegomo. Aunque en los años posteriores, hubo muchas enfermedades y muertes en Baja California Sur, no deja de sorprender el nacimiento de esta leyenda.

La historia

Una joven originaria de La Purísima, de nombre Loreto Osuna, es la hija del juez José Osuna. Proveniente de una familia acomodada, quienes poseían muchas tierras, ella viajaba mucho y en uno de los tantos viajes, conoció a Arthur Charles Blackman, nacido en el año 1875 en Crawford, Iowa, EEUU, quien llamaba la atención vistiendo siempre de negro. Ambos quedaron flechados desde que se conocieron, comenzaron un noviazgo, se casaron en el año 1910 y decidieron residir en La Purísima. Fundaron la Hacienda Las Matancitas.

Uno de los mayores sueños que tenía la pareja, era tener un hijo, al poco tiempo ella quedó embarazada. El parto se adelantó, Arthur estaba desesperado. Llevó a su esposa a punto de dar a luz, en caballo en busca de ayuda a La Paz, pero el trayecto era muy largo. Loreto y su hijo murieron en el parto en el año 1912. Arthur estaba destrozado por la desgracia, su imagen era deplorable, además de siempre ir vestido de negro, caminaba solo de madrugada, tratando de entender porque había muerto su esposa, la gente lo miraba y pensaba que era un vampiro.

La Leyenda

Arthur mandó construir dos mausoleos, en donde descansarían tanto él como su esposa, ambos parecidos, con la diferencia de que el de Loreto tiene una cruz y el otro no. Todos los días los visitaba en el panteón, no se olvidaba de ella ni de su hijo. Poco a poco fue desapareciendo de la vista pública y en ese momento nace la leyenda de ‘El Vampiro de La Purísima’, había rumores de que lo vieron en un barco antiguo lleno de ataúdes y que en uno de ellos estaba su esposa.

Continua

También te podría gustar...

Deja un comentario