El nahual del Cerro de la Bruja

 

Esta historia se desarrolla en el pueblo de mis abuelos, en un lugar conocido como «El cerro de la bruja», que era un cerro emblemático de la zona donde ellos viven.

Allí se les conoce a todos los oriundos o nacidos en el pueblo como «Brujos», precisamente en honor a este lugar. Cuando yo conocí esta historia de labios de mi propio abuelo, no dude por un sólo momento de que fuese real, ya que ha pasado por generaciones a través de la tradición oral para las nuevas generaciones y que no se pierda el conocimiento de que este ser ha sido real y cómo puedes actuar si algún día te topas con él.

La leyenda cuenta que en el pueblo había un hombre que tenía muchos poderes, como el de volar como los pájaros, convertirse en diferentes animales como: zorros, caballos, un águila real, además tenía el don de la bilocación, ver el futuro e incluso podría tener a la mujer más bella que el quisiera a sus pies si así lo decidía. Todos estos poderes estaban sujetos a simples normas, como era no abusar de ellos y no alardear del poder que poseía por el sólo hecho de satisfacer su ego propio.

Como era de imaginarse con todo gran poder viene una gran responsabilidad y él no supo hacer frente a esta. Y tuvo que pagar por su grave error. En este punto no se tiene muy claro si este don de conversión venía otorgado por una fuente del bien, o mejor dicho concedido por fuerzas ocultas o incluso diabólicas.

Este hombre podía prever qué era lo que los campesinos del pueblo tenían que hacer para mejorar sus cultivos, cuándo iban a venir temporadas de sequía o las mejores épocas para tener lluvias abundantes y por ende una gran cosecha. Y así fue por muchos años, usando sus poderes para el bien común de sus vecinos, amigos y familia. Hasta que un buen día llegó una hermosa joven al pueblo, sobrina del párroco de la iglesia. Y desde el primer momento en que la vio quedo prendado de su belleza, no sólo física, sino de su belleza emocional y con el trato hacia los demás, por como era y trataba a los que la rodeaban. Con el paso de los días empezó a pretenderla con la firme intención de casarse con ella y formar una familia juntos.

Cuando su tío se entero de que la pretendía no dudo un sólo minuto en ponerla sobre aviso de todo lo que se hablaba de aquel hombre, sobre sus poderes y que con ellos igual podía usarlos para el mal, porque personas del pueblo vecino se quejaban de que aquel hombre aprovechando sus habilidades, saqueaba sus granjas por las noches, robándoles sus mejores gallinas y otros animales de corral. Así que no quería que su sobrina callera en sus redes. La joven le dejo claro, entonces, que era mejor romper toda relación y ella volvería a la ciudad ya que sus padres ya habían concertado un matrimonio con un joven médico hijo de una de las mejores y más acaudaladas familias de México.

Esta noticia hizo que el hombre se volviera loco de furia, porque se sintió usado y engañado. Y esa misma noche puso en marcha su venganza, no sólo contra la joven, sino además contra su tío el párroco de la iglesia y contra todo aquel que se cruzara en su camino a partir de ahora. Se fue a la cueva más alta y escondida del cerro de la bruja y pidió a las fuerzas ocultas que le guiarán y le ayudarán a potenciar sus habilidades de conversión para satisfacer sus deseos. Y así lo consiguió; el pueblo se vio asediado durante varias noches por una bestia de ojos rojos, de gran tamaño, como un toro, con dientes afilados como los de un lobo y con la habilidad para moverse a través de las sombras y entrar y salir en cualquier hogar sin ser visto. Rapto y violo a por lo menos 10 jóvenes del pueblo en edad casamentera y luego aprovechando su fuerza las abandonaba en el cerro, mal heridas para que murieran de hambre y pérdidas por no poder volver a sus casas.

Los habitantes, muertos por el miedo, se armaron de valor y con machete en mano se hicieron a la tarea de buscar en dónde se escondía el nahual y darle muerte y sepultura para acabar con él y todo el daño que estaba causando. Así durante al menos 3 noches seguidas un grupo conformado por el párroco, el jefe de la policía y sus dos hombres de confianza vigilaron día y noche la casa del fugitivo para atraparlo, llevarlo a su cueva y darle muerte. A la tercera noche, por fin volvió a su casa, andrajoso, sucio y cansado de todas las fechorías que había hecho durante el día, por lo que fue medianamente fácil abalanzarse sobre él y amarrarlo fuertemente de pies y manos, vendarle los ojos para que no tuviera oportunidad de convertirse. Los vecinos del pueblo, estaban pendientes y se fueron con antorchas al cerro de la bruja para ayudar a los policías y al párroco a darle fin a los días de terror que este hombre sumió a todo el pueblo.

El ritual para deshacerse de él, era un ritual muy específico y que tenía que seguirse al pie de la letra, para que este ser no pudiera volver desde el más allá y continuar causando daño. Tenían que llevarlo a lo más profundo de la cueva donde se escondía y preparar un circulo de cal en donde lo pondrían para ofrecerlo como ofrenda a las fuerzas que le dieron ese poder descomunal y se lo llevaran consigo para no volver jamás. Además, los padres, o hermanos de las jóvenes mutiladas por el nahual tenían que hacer con sus propias manos 3 muros de piedra a lo largo de la cueva para que no tuviese manera humana de poder salir. Ese seria su castigo, morir en vida encerrado en esa cueva en el corazón del cerro de la bruja.

Hoy en día, mi abuelo me cuenta que ese ritual funciono, porque jamás volvieron a padecer por su causa. Pero cuentan que aunque ya han pasado muchos años desde que lo encerraron en el cerro, como no falta el valiente que quiere buscar la cueva se escuchan aullidos lastimeros que salen de ese lugar sobre todo en las noches de lluvias nocturnas. Y algunos, los más distraídos, cuentan que cuando han hecho una expedición al cerro de la bruja para conocer la fauna y flora del lugar se han encontrado con un viejo encorvado vestido con andrajos que les ofrece fortuna si a cambio se lo llevan consigo.  Para pactar el trato solo tienen que darle la mano y jamás se podrán deshacer de él. Como muchos saben la historia, no aceptan y este mismo hombre se convierte en un viejo lobo negro de ojos rojos que se pierde en las penumbras de los matorrales.

Esta historia no podrá ser olvidada, por eso, a día de hoy, los abuelos se encargan de que no se pierda y así mantener segura la vida de todos sus habitantes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: