Malleus Maleficarum: El martillo de las brujas.

Malleus Maleficarum del latín «El martillo de brujas« o en alemán «Hexenhammer«. Sea en el idioma o lengua que sea este fue uno de los libros más oscuros en la historia de la Humanidad.

Fue escrito, para probar la existencia de las brujas y la brujería en el siglo XV. Sus autores, fueron dos monjes inquisidores dominicos, Heinrich Kramer (conocido como Heinrich Institoris) y Jacob Sprenger.

562573_2055285478042_1721737776_973445_1174187319_n-300x225-1

El Inquisidor para el Tirol,

Heinrich Kramer nació en Schlettstadt, ciudad de la baja Alsacia al sudeste de Estrasburgo, siendo muy joven ingresó en la Orden de Santo Domingo. Fue nombrado Prior de la Casa Dominica de su ciudad natal. También fue predicador general y maestro de teología sagrada. Antes de 1474, fue designado Inquisidor para el Tirol, Salzburgo, Bohemia y Moravia.

 Jakob Sprenger nació en Basilea (Suiza), ingresó como novicio en la Casa Dominica en 1452. Se graduó de maestro en teología, y fue designado Prior y Regente de estudios del convento de Colonia. En 1480, fue decano de la Facultad de Teología de la Universidad. Y en 1488, fue designado Provincial de toda la provincia alemana.

MalleusMaleficarum-1

Tratado sobre brujas

El manuscrito fue hecho para probar la existencia de las brujas y compartir información sobre cómo combatir la brujería en el siglo XV,  recoge ejemplos y anécdotas de casos sobre herejes, es como una recopilación de creencias sobre la brujería, explicaciones sobre muchos aspectos intrincados de la misma y métodos para su erradicación.

Se escribió en 1486 y se publicó en Alemania en 1487. El martillo de las brujas. se difundió por toda Europa considerándose el mejor manual para la caza de brujas y se utilizaba en los juicios contra estas. Su influencia duró casi 200 años y fue el segundo texto más vendido, después de la Biblia, cuando llegó la revolución de la imprenta en el siglo XV. 

El impacto que provoco este maldito manuscrito llegó hasta Francia, Italia e Inglaterra. Sus páginas están «manchadas» con la sangre de 60.000 a 2 o 5 millones de mujeres quemadas en la hoguera, torturadas y asesinadas por ser «supuestamente» brujas.

Poder procesar brujas

 Y la verdadera realidad del Malleus Maleficarum, es que nunca fue oficialmente aprobado por la Iglesia Católica.

Lo único que consiguieron Kramer y Sprenger, fue un decreto papal de Inocencio VIII emitido el 5 de diciembre de 1484. En el que se les otorgaban poderes, para procesar brujas en Alemania y que había sido emitido, antes de que el libro fuese escrito y sus siniestros métodos divulgados.

Estos dos inquisidores (asesinos), colocaron dicho decreto dentro del libro como dando a entender de que el papa aprobaba las atrocidades que se describían en las páginas del Malleus Maleficarum, El martillo de las brujas.

bruja

 

Ilegalidad del manuscrito

Y no teniendo suficiente, con esto los dos inquisidores presentaron, en mayo de 1487, el manuscrito a la Facultad de Teología de la Universidad de Colonia.

Los clérigos de la universidad, rechazaron el manuscrito por ilegal, por falta de ética y por tener una demonología que no concordaba del todo con la doctrina católica.

Pero la mente retorcida de Kramer, tuvo la maquiavélica idea, de publicar el libro e incrustar una falsa nota de apoyo por parte de la Universidad de Colonia.

Libro prohibido

Poco después de esta publicación la Iglesia Católica prohibió el libro pero a pesar de esto el libro se publicó unas 13 veces entre los años 1487 y 1520. 50 años después se publicó 16 veces entre los años 1574 y 1669.

Estas publicaciones, fueron llevadas a cabo desde la ignorancia, ya que no se conocía las artimañas que uso Kramer para su publicación. Quien fue denunciado por la Inquisición en 1490. Pero tuvo suerte en su vida, porque salió impune e impartió clases en Venecia en el año 1495, el rey Alexander VI lo nombró nuncio apostólico e inquisidor de Bohemia el 31 de enero de 1500 y falleció en el año 1505 en Bohemia.

La Iglesia Católica negó que sus fieles utilizaran el Malleus Maleficarum pero la Iglesia Protestante su lo usó en los juicios contra las brujas.

salem_02

 

El contenido de este manuscrito esta dividido en tres secciones ya que asegura que hay tres elementos necesarios para la brujería que son:

1. La bruja «malvada».

En esta sección, se prueba que sí o sí la brujería existe y que por ello hay que promover la justicia divina. Detalla como el diablo y las brujas tienen habilidades para realizar actos sorprendentes, siempre con el permiso de Dios. Aclara que los rituales del diablo son más poderosos cuando hay sexo de por medio, y esto se relaciona con la «creencia« de que las mujeres son más sexuales que los hombres por su débil naturaleza, bajo intelecto y son más propensas a las tentaciones de la carne. Manteniendo relaciones sexuales con el diablo las brujas conseguían todos sus poderes. Y explica que la brujería proviene de la maldad innata del ser humano antes que de la influencia de los astros o de los demonios.

2. La ayuda del diablo.

En esta sección, se explican como funciona el poder de las brujas, sortilegios que usan y remedios usados para protegerse de la brujería. Hablan de las estrategias, empleadas por las brujas para conseguir nuevos/as brujos/as. Provocando algún suceso malo, en la vida de la víctima, para que acudiera a ella a pedirle ayuda. Ycomo le presentaban demonios, para tentar a jóvenes del pueblo para convertirlas en «sirvientas» del diablo. Kramer y Sprenger explican en esta sección del manuscrito hechizos, pactos, sacrificios y copulaciones con el diablo y todo esto lo obtuvieron «supuestamente« de los juicios inquisitoriales que realizaban.

3. Permiso de Dios.

En esta sección, se detalla los métodos practicados para detectar, enjuiciar y, sentenciar a las brujas. Un simple rumor público, era suficiente para llevar a una persona a juicio. Y que una defensa firme, era evidencia de que el defensor estaba embrujado. Por este motivo a los jueces se les instruía, para engañar al/la acusado/a prometiéndoles misericordia si se confesaba culpable. Y si no confesaba, les aplicaba atroces métodos de tortura, algo de lo más normal en aquella época. Algunas confesiones eran de lo más absurdas, como poder convertirse en animales, volar, causar tormentas y destruir cosechas y hasta tener hijos de demonios en la Tierra. Podían confesar lo que fuera, para no seguir siendo torturadas. Los inquisidores, estaban protegidos por Dios de toda brujería. Las mujeres, que no lloraban durante su juicio, debían ser declaradas brujas de inmediato.

vwrf5l

Conclusión

En resumen, este manuscrito acusaba a las brujas de practicar infanticidio, canibalismo, realizar hechizos para hacer daño a sus enemigos, volver impotentes a los hombres y provocar enfermedades. También se las acusaba de tres vicios que son: la infidelidad, la ambición y la lujuria.

Y  yo acuso a Kramer y a Sprenger de MISOGINIA y SEXISMO ya que es bastante evidente que odiaban al sexo opuesto, a las MUJERES.

Esta es la única razón, por la que se inclinan más a las mujeres hacia la brujería porque, según estos dos individuos, «toda la brujería proviene del apetito carnal que en las mujeres es insaciable«.

Como las mujeres, son más susceptibles a las tentaciones de los demonios tienen menos fe que los hombres, son criaturas débiles, inferiores y más propensas al mal que el hombre.

Según el historiador Michael Bailey asegura que las mujeres de carácter fuerte eran acusadas de ser brujas, si no seguían las normas de vestimenta femenina también se las acusaba, hasta el nombre Malleus Maleficarum, El martillo de las brujas.,  es un título en femenino que, en su etimología, alude a las mujeres como villanas. En masculino el texto se escribiría «Malleus Maleficorum«.

Aún esta presente en los medios

Lo último que se conoce del Malleus Maleficarum, El martillo de las brujas.,  es una traducción completamente nueva de Christopher S. Mackay y fue publicada por el Cambridge University Press en noviembre de 2006. El Malleus Maleficarum también ha tenido su aparición en la popular serie de televisión Sobrenatural, 3ª temporada, capítulo 9: «Malleus Maleficarum»  3×09.

Este manuscrito, ha provocado diferentes opiniones. Como por ejemplo, las del escritor y astrofísico estadounidense Carl Sagan sobre su contenido: «Se aplicaban las torturas más horrendas».

En el Malleus se aconsejaba: «no dejarás viva una bruja«. «Así se quemaron legiones de mujeres en la hoguera«.

O las del traductor del manuscrito Montague Summers, lo describió como: «Uno de los libros más importantes, sabios e influyentes del mundo«. Y hasta Albert Einstein lo calificó como «la estupidez humana ilimitada».

Al final el Malleus Maleficarum,, El martillo de las brujas.,  esta teñido por la sangre de, sabrá Dios, cuantas/os inocentes.

Rosa Maria Roldan

También te podría gustar...

Deja un comentario