El fantasma del diario Sur

 

Se podría decir que este es uno de los casos más conocidos por los malagueños “El fantasma del Diario Sur” . Desde 1939 hasta 1974 la sede de este periódico se ubicó en Alameda de Colón nº 2 , ahora lo que encontramos aquí es Banco Exterior de España. El espectro de Don Adrián, hacia de las suyas en la redacción y en otros departamentos del inmueble, dejándose ver por gran cantidad de trabajadores.

ANTIGUO SUR

Ubicado en Alameda de Colón nº 2 (Málaga).

Casa señorial a sede del diario Sur

Este edificio era una casa señorial del finales del siglo XIX y la habitaba Enrique Scholtz, hijo de un alemán al cual por motivos desconocidos llamaban Don Adrián. La leyenda cuenta que este hombre sufrió un desengaño amoroso que lo hizo encerrarse en su casa hasta el día de su muerte.

Cuando Diario Sur se instaló en este inmueble los trabajadores comenzaron a notar la presencia del fantasma. Por ejemplo, el administrador Ramón Serralvo, el director Sebastián Souvirón, los maestros Domingo Fernández y Joaquín Juste, los redactores José María Bugella y Carlos Cobo, todos ellos fueron testigos de la presencia fantasmal de Don Adrián.

Travesuras

Las “travesuras” de este fantasma se dejaba notar más en el taller de fotograbado y en la capilla, aunque en otros lugares de la redacción también hacía desaparecer documentos importantes, que aparecían de manera espontánea. Joaquín Pérez, estando en el taller de fotograbado, mientras trabajaba, recibió una sonora e invisible bofetada que le dejó una señal roja e hichazón en la cara durante unos minutos. Joaquín no creía en fantasmas y se burlaba de esta presencia hasta ese día.

Lo más curioso fue que los fenómenos se multiplicaron al cambiar de director, Francisco Matías Sanz. Cuando algo desaparecía, los trabajadores, le pedían por favor a Don Adrián que lo devolviera, y así ocurría, aparecía ante la atónita mirada de los trabajadores.

¿Qué son los fantasmas? (I)

¿Qué son los fantasmas? (II)

Una tarde el maestro fotograbador Manuel Reyes, bajó temblando y pálido diciendo en voz alta: “ ¡Me lo he encontrado en la escalera! ¡Lo he visto! ¡Estaba en la escalera! ” . A otro de los maestros fotograbador José Salas también tuvo su experiencia cuando desaparecieron unos negativos de su lugar habitual. José dijo en voz alta: “Por favor, Don Adrián, que el periódico se retrasa”. Los negativos aparecieron en el lugar habitual. Cuando el periódico comenzó a utilizar una moderna rotativa, parece que a nuestro fantasma no le gusto mucho tanta tecnología porque se estropeaba continuamente.

En 1974 Diario Sur se traslada a la Avenida Doctor Marañón, donde se encuentra actualmente, dejando a Don Adrián descansar en paz y soledad en su casa.

Fuente información: Málaga Misteriosa de Jose Manuel Frias.

Casas encantadas. La mansión Winchester

Los fantasmas del Olimpo de Mérida.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: